SOCIOLOGIA, TEORIA Y PRACTICA…

Sociología, Economía, Política, Cultura

Archive for mayo 2011

Causas del accidente del Air France AF 447: lo que revelan las cajas negras…

leave a comment »

Las cajas negras del AF447 apuntan a que se estrelló por un error humano

Las grabaciones permiten reconstruir qué pasó en los últimos instantes del vuelo de Air France Río-París en el que murieron 228 personas en 2009

ANTONIO JIMÉNEZ BARCA - Deauville – 28/05/2011

A las dos de la madrugada, el comandante del vuelo de Air France 447 se fue a dormir. Al mando del Airbus se quedaron, tal y como estipula la ley, los dos copilotos. Era el 1 de junio de 2009 y la aeronave sobrevolaba una zona del océano Atlántico situada a 400 kilómetros al norte de la ciudad brasileña de Recife. Quince minutos después, los dos copilotos, el comandante, toda la tripulación y todos los pasajeros, 228 personas en total, habían muerto, el avión yacía en el fondo del océano y el accidente se convertía en un misterio. Un informe publicado ayer por la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA por sus siglas en francés) permite reconstruir lo que ocurrió en esos 15 minutos fatales gracias a la recuperación casi milagrosa de las dos cajas negras del avión.

A las dos y seis de la madrugada, uno de los copilotos informó a la tripulación de que iban a atravesar una zona de turbulencias. Y añadió: "Esto se va a mover un poco más de lo que se mueve ahora. Te avisaré cuando se calme". Después cambió el rumbo del avión, girando un poco a la izquierda a fin de sortear una montaña de nubes.

Cuatro minutos más tarde todo se aceleró: el piloto automático que gobernaba hasta ese momento el avión se desactivó de golpe, debido a que recibió datos contradictorios de velocidad procedentes de las sondas acopladas a la cabeza del avión. Probablemente, según llevan apuntando expertos franceses desde hace dos años, una de estas sondas (o las dos) Pitot, del tamaño de una pistola, se helaron por los efectos del granizo, la temperatura glacial y la altura.

Sea como fuere, el avión sufrió una momentánea pérdida de sustentación en el aire y sonó la alarma. El copiloto tomó los mandos, y efectuó una maniobra encaminada a ganar altura, elevando el morro del aparato. En principio, a juzgar por los datos registrados, da la impresión de que consiguió gobernar el Airbus. Con todo, llamó repetidamente al comandante a fin de que se levantara y se reuniera con ellos en la cabina.

A las dos horas, 10 minutos y 51 segundos, el avión vuelve a perder sustentación en el aire. Esta vez será definitiva e insuperable: en trayectoria descendente, perdiendo altura irremediablemente, tardará tres minutos y 30 segundos en estamparse contra el mar con el morro ligeramente levantado. Pero antes, en esos interminables tres minutos y medio en los que el Airbus cayó desde los 10.000 kilómetros de altura en que se encontraba, pasaron aún algunas cosas que las cajas negras han registrado en su memoria. Los dos copilotos trataron de levantar el morro del avión de nuevo, cosa que varios expertos consultados por Le Monde o Le Figaro calificaron ayer de error, ya que el ángulo de ataque del avión, esto es, el grado de elevación del morro, dejó a la aeronave con menos estabilidad y condenada a desplomarse sin remedio.

La BEA aseguró ayer que se ha limitado a constatar simplemente los hechos que se desprenden de las grabaciones de las dos cajas negras, sin explicarlos ni buscar causas o culpables. El hecho mismo de haber recuperado estos datos no deja de ser casi milagroso: las dos cajas negras han permanecido casi dos años en el fondo del océano, a casi 10.000 metros de profundidad, en una planicie abisal sin luz ni vida. Tras localizarlas y repescarlas después de 24 meses de búsqueda, los técnicos de la BEA dudaron sobre si lograrían recuperar también los datos que encerraban: una de las cajas atesoraba los referentes técnicos (la velocidad, la trayectoria, el ángulo de ataque, etcétera); la otra, aún más preciada, las voces mismas de los pilotos en la cabina, su conversación en el último momento y los ruidos de las alarmas del avión. La BEA, tras hacer público este informe neutro, ha prometido entregar a la prensa un segundo estudio más elaborado a finales de julio.

Por ahora se sabe que el comandante acudió a la llamada de sus dos subalternos y entró en la cabina. Cuando lo hizo, el avión ya llevaba casi un minuto descendiendo, trazando un arco fatal. No tuvo tiempo de tomar los mandos: el control último del avión estuvo siempre en manos de los dos copilotos. Uno de ellos, refiriéndose a los datos del panel que tenía enfrente, llegó a decir, en medio de la caída: "Ya no sirven ninguna de las indicaciones". Menos de un minuto antes de que el avión se estampara contra el océano, el comandante del Airbus se dirigió a uno de los copilotos con una frase definitiva: "¡Venga, tú tienes los mandos!". A las dos horas, 14 minutos y 28 segundos, las cajas negras del avión AF447 procedente de Río y con destino París dejaban de grabar.

El Pais.com

Written by Eduardo Aquevedo

28 mayo, 2011 at 23:10

Osama ha muerto: ¿qué diferencia hace esto?, por I. Wallerstein

leave a comment »

Immanuel Wallerstein
La Jornada
 
 

Osama Bin Laden fue muerto en Abbottabad, Pakistán, el 2 de mayo de 2011, tiempo de Pakistán. Fue asesinado por fuerzas estadunidenses, conocidas como US Seals, en una operación especial ordenada por el presidente de Estados Unidos. El mundo entero sabe esto, y las reacciones a este acontecimiento han sido extremadamente diversas. ¿Pero ha cambiado algo, en algún lado, esta muerte? ¿Importa?

La primera pregunta que la mayoría de la gente se está haciendo es si esta muerte significa la disolución de Al Qaeda. Es claro desde hace algún tiempo que Al Qaeda no es hoy una sola organización sino una franquicia. Si Osama comandaba directamente algunos grupos, eran aquellos localizados en Pakistán y Afganistán. Hay lo que podrían parecer estructuras autónomas que se llaman a sí mismas Al Qaeda en otras partes del mundo, y notablemente en Irak, Yemen y el Magreb. Tales grupos han realizado un homenaje simbólico a Osama pero toman sus propias decisiones operacionales.

Además, el poder político y de combate actual de los varios grupos parece haber declinado desde hace algún tiempo. La razón más importante para esto no es el asesinato de los líderes de Al Qaeda por Estados Unidos u otros gobiernos sino la sensación entre la mayoría de las otras fuerzas islamitas de que podrían impulsar más sus metas mediante rutas más políticas. El asesinato de Osama puede inspirar algunos intentos inmediatos de Al Qaeda de vengarse, pero no es probable que esto frene mucho la creciente irrelevancia de Al Qaeda en el escenario mundial.

¿Acaso la muerte de Osama cambiará la situación en Pakistán o Afganistán? El gobierno de Pakistán ya se sentía inseguro desde antes de esto. Ahora se refunfuña en público tanto en Pakistán y Estados Unidos por lo que pudo haber sabido el gobierno paquistaní y cuándo lo supo. La línea oficial del gobierno paquistaní es que durante siete años no supo nada de que Osama estuviera situado en una villa aledaña a su principal academia militar. Y también alega que no supo nada previamente al ataque estadunidense y considera que fue una infracción ilegitima de la soberanía paquistaní.

Ninguno de estos argumentos es plausible. Por supuesto que sabía dónde vivía Osama, o por lo menos algunos funcionarios paquistaníes lo sabían. ¿Cómo podrían no haberlo sabido? Y por supuesto el gobierno estadunidense sabía que Pakistán sabía y no lo decía. Todo esto fue parte de la difícil y ambigua relación entre los dos aliados durante por lo menos los últimos 10 años. ¿Cambiará la muerte de Osama algo de esto? Lo dudo. La alianza continúa siendo mutuamente necesaria.

Y en cuanto a que si los paquistaníes fueron informados del ataque estadunidense que estaba por emprenderse, depende de cuáles paquistaníes hablamos. Es claro que Estados Unidos quería mantener el ataque en secreto para cualquiera que, en Pakistán, pudiera haber interferido o alertado a Osama. ¿Pero nadie sabía? Tenemos dos piezas de información contraria que han salido a la luz. The Guardian publicó un artículo después de la muerte de Osama donde se informó, sobre la base de conversaciones entre funcionarios estadunidenses y paquistaníes, de que el anterior presidente de Pakistán, Musharraf, hizo un acuerdo con el presidente George W. Bush en 2001, en el que Musharraf accedió por adelantado a algún ataque unilateral estadunidense sobre Osama donde quiera que lo localizaran, con la previsión de que los paquistaníes lo denunciaran públicamente después de sucedido. Musharraf ahora lo niega, ¿pero quién le cree?

Hay una pieza de evidencia todavía más persuasiva. Xinhua, la agencia oficial de noticias china, publicó un reportaje el mismo día de la muerte de Osama que, citando testigos presenciales, narraba que se cortó la luz durante la operación –de hecho dos horas antes de que ocurriera el ataque–, lo que únicamente pudo haberlo hecho alguna dependencia paquistaní que sabía que el ataque estaba por ocurrir. Los chinos tienen en Pakistán una inteligencia interna por lo menos tan buena como Estados Unidos. Así que parece probable que, mientras algunas agencias paquistaníes estuvieron a oscuras, otras se coordinaron con Estados Unidos.

En la punta estadunidense, algunos miembros del Congreso se agitan por el hecho de que los paquistaníes debieron saber que Osama vivía en Abbottabad y quieren por lo tanto cortar o reducir la asistencia financiera y militar a Pakistán. Pero es claro que esto va contra el mantenimiento de alguna influencia estadunidense en Pakistán, y es poco probable que se haga algún cambio real en las relaciones actuales.

Y en cuanto a Afganistán, es claro que, por algún tiempo, los talibanes han estado guardando su distancia de Al Qaeda y Osama, con el fin de perseguir su propio retorno al poder. La muerte de Osama tan sólo puede reforzar su posición dentro de Afganistán, y acelera el proceso por el cual Estados Unidos es empujado hacia fuera, algo que hará muy felices a los militares estadunidenses. Algunos en Estados Unidos dirán que esta victoria les permite hacer los arreglos políticos necesarios con los talibanes. Y algunos de los que se opusieron desde el principio a la intervención estadunidense dirán que esto prueba que no hay ya una amenaza plausible que justifique la continuada presencia estadunidense ahí. Que este escenario es posible puede verse en el grito angustioso que surge de los elementos no pashtunes en el norte de Afganistán de que no se saque conclusión alguna.

¿Acaso el asesinato de Osama hace por lo menos alguna diferencia en Estados Unidos? Bueno, sí hace diferencia. El presidente Obama asumió grandes riesgos políticos al conducir esta operación, especialmente por conducirla utilizando una fuerza Seals en lugar de bombardear la residencia. Si hubiera salido mal en alguna forma, esto lo habría hundido políticamente. Pero no salió mal. Y así se ha deshecho todos los argumentos republicanos de que es un líder débil, especialmente en asuntos militares. Esto sin duda lo ayudará en las elecciones venideras. Pero de nuevo los comentaristas han apuntado que esto lo ayudará tan sólo un poco. La economía sigue siendo el gran asunto interno de la política estadunidense. Y la relección de Obama y las perspectivas demócratas en las elecciones para el Congreso se verán afectadas sobre todo por asuntos de bolsillo en 2012.

Así, ¿qué diferencia hace la muerte de Osama? No demasiada.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/05/21/index.php?section=opinion&article=024a1mun

La muerte de Osama Bin Laden: un guerrero superado por la historia…

leave a comment »

Robert Fisk, The Independent

Foto
Un don nadie de mediana edad, un fracasado político, rebasado por la historia –por los millones de árabes que exigen libertad y democracia en Medio Oriente–, murió en Pakistán este domingo. Y el mundo enloqueció. No bien había salido de presentarnos una copia de su certificado de nacimiento, el presidente estadunidense apareció en medio de la noche para ofrecernos en vivo un certificado de la muerte de Osama Bin Laden, abatido en una ciudad bautizada en honor de un mayor del ejército del viejo imperio británico. Un solo tiro en la cabeza, nos dicen. Pero ¿y el vuelo secreto del cuerpo a Afganistán, y el igualmente secreto sepelio en el mar?

La extraña forma en que se deshicieron del cuerpo –nada de santuarios, por favor– fue casi tan grotesca como el hombre y su perversa organización.

Los estadounidenses estaban ebrios de alegría. David Cameron lo llamó un enorme paso adelante. India lo describió como un hito victorioso. Un triunfo resonante, alardeó el primer ministro israelí Netanyahu. Pero, luego de 3 mil estadounidenses asesinados el 9/11, incontables más en Medio Oriente, hasta medio millón de víctimas mortales en Irak y Afganistán y 10 años empeñados en la búsqueda de Bin Laden, oremos por no tener más triunfos resonantes.

¿Ataques en represalia? Tal vez ocurran, de los grupúsculos en Occidente que no tienen contacto directo con Al Qaeda. A no dudarlo, alguien sueña ya con una brigada del mártir Osama Bin Laden. Tal vez en Afganistán, entre los talibanes. Pero las revoluciones de masas de los cuatro meses pasados en el mundo árabe significan que Al Qaeda ya estaba políticamente muerta. Bin Laden dijo al mundo –de hecho me lo dijo en persona– que quería destruir los regímenes pro occidentales en el mundo árabe, las dictaduras de los Mubaraks y los Ben Alís. Quería crear un nuevo califato islámico. Pero en estos meses pasados, millones de árabes musulmanes se levantaron, dispuestos al martirio, pero no por el islam, sino por democracia y libertad. Bin Laden no echó a los tiranos: fue la gente. Y la gente no quería un califa.

Tres veces me reuní con el hombre y sólo me quedó una pregunta por hacerle: ¿qué pensaba al observar cómo se desenvolvían esas revoluciones este año, bajo las banderas de naciones, más que del islam, cristianos y musulmanes juntos, personas como a las que sus hombres de Al Qaeda les encantaba reventar?

A sus ojos, su logro fue crear Al Qaeda, institución que no tenía tarjeta de membresía. Bastaba levantarse una mañana queriendo ser de Al Qaeda, y ya lo era. Él fue el fundador, pero nunca un guerrero en batalla. No había una computadora en su cueva, ni hacía llamadas para que detonaran las bombas. Mientras los dictadores árabes gobernaban sin que nadie les hiciera frente, con nuestro apoyo, evitaron hasta donde les fue posible condenar la política de Washington; sólo Bin Laden lo hacía. Los árabes nunca quisieron estrellar aviones en altos edificios, pero admiraban al hombre que decía lo que ellos querían decir. Pero ahora, cada vez más, pueden decirlo. No necesitan a Bin Laden. Se había vuelto un don nadie.

Hablando de cuevas, la desaparición de Bin Laden arroja una luz sombría sobre Pakistán. Durante meses, el presidente Alí Zardari nos había estado diciendo que Osama vivía en una cueva en Afganistán. Ahora resulta que vivía en una mansión en Pakistán. ¿Traicionado? Claro que sí. ¿Por los militares o por los servicios de inteligencia de Pakistán? Es muy probable que por los dos. Pakistán sabía dónde estaba.

Abbottabad no sólo es hogar del colegio militar de ese país –la ciudad fue fundada por el mayor James Abbott del ejército británico en 1853–, sino también cuartel de la segunda división del cuerpo del ejército del norte. Apenas hace un año busqué una entrevista con uno de los criminales más buscados, el líder del grupo responsable de las masacres de Bombay. Lo encontré en la ciudad paquistaní de Lahore, resguardado por policías paquistaníes armados con ametralladoras.

Desde luego, hay una pregunta de lo más obvia sin respuesta: ¿no podrían haber capturado a Bin Laden? ¿Acaso la CIA o los Seals de la Armada o las fuerzas especiales o cualquier cuerpo estadunidense que lo haya matado no tenía los medios para arrojarle una red al tigre? Justicia, llamó Barack Obama a esta muerte. En los viejos tiempos justicia significaba proceso debido, un tribunal, una audiencia, un defensor, un juicio. Como los hijos de Saddam Hussein, Bin Laden fue muerto a tiros. Claro, él jamás quiso que lo atraparan vivo… y había sangre a raudales en la habitación donde murió.

Pero un tribunal habría preocupado a muchas más personas que a Bin Laden. Después de todo habría podido hablar de sus contactos con la CIA durante la ocupación soviética de Afganistán o de sus acogedoras reuniones en Islamabad con el príncipe Turki, jefe de la inteligencia de Arabia Saudita. Así como Saddam Hussein –quien fue juzgado por el asesinato de sólo 153 personas y no por los miles de kurdos gaseados– fue ahorcado antes de que tuviera oportunidad de contarnos sobre los componentes del gas llegados desde Estados Unidos, sobre su amistad con Donald Rumsfeld o la asistencia militar que recibió de Washington cuando invadió Irán, en 1980.

Resulta extraño que Bin Laden no fuera el criminal más buscado por los crímenes internacionales de lesa humanidad del 11 de septiembre de 2001. Ganó su estatus del viejo oeste por ataques anteriores de Al Qaeda a embajadas de Estados Unidos en África y al cuartel del ejército de ese país en Durban. Siempre estaba a la espera de los misiles de crucero… también yo cuando me reuní con él. Había esperado la muerte antes, en las cuevas de Tora Bora en 2001, cuando sus guardaespaldas se negaron a dejarlo presentar resistencia y lo obligaron a cruzar a pie las montañas hacia Pakistán. De seguro pasó algún tiempo en Karachi; estaba obsesionado con esa ciudad: hasta me dio fotografías de grafitis de adhesión a su causa en los muros de la antigua capital paquistaní, y elogiaba a los imanes locales.

Sus relaciones con otros musulmanes eran un misterio. Cuando me reuní con él en Afganistán, en un principio tenía miedo del talibán y se negó a dejarme ir a Jalalabad de noche desde su campamento: me entregó a sus lugartenientes de Al Qaeda para que me protegieran en el viaje al día siguiente. Sus seguidores odiaban a los musulmanes chiítas por herejes; para ellos todos eran dictadores e infieles, aunque Bin Laden estaba dispuesto a cooperar con los ex baazistas iraquíes contra los ocupantes estadunidenses de su patria y lo dijo así en una grabación de audio que la CIA típicamente pasó por alto. Nunca elogió a Hamas y apenas si era digno de la definición de guerrero sagrado que ese grupo le dedicó este lunes, la cual llegó, como de costumbre, directamente a manos israelíes.

En los años posteriores a 2001, tuve una débil comunicación indirecta con Bin Laden. Una vez me reuní con uno de los socios en los que confiaba en Al Qaeda, en una ubicación secreta en Pakistán. Escribí una lista de 12 preguntas, la primera de las cuales era obvia: ¿qué clase de victoria podía proclamar, cuando sus acciones condujeron a la ocupación por Washington de dos naciones musulmanas? Durante semanas no hubo respuesta. Luego, un fin de semana, cuando esperaba para dar una conferencia en San Luis Misuri, en Estados Unidos, me dijeron que Al Jazeera acababa de difundir una nueva cinta de Bin Laden. Y una a una –sin mencionarme– contestó mis 12 preguntas. Y sí, quería que los estadunidenses fueran al mundo musulmán… para así poder destruirlos.

Cuando Daniel Pearl, periodista del Wall Street Journal, fue secuestrado, escribí un largo artículo en The Independent, en el que suplicaba a Bin Laden que le salvara la vida. Pearl y su esposa me cuidaron cuando fui golpeado en la frontera afgana, en 2001; él incluso me dio el contenido de su libro de contactos. Mucho tiempo después me dijeron que Bin Laden había leído mi reporte con tristeza. Pero Pearl ya había sido asesinado. O eso dijo Osama.

Las obsesiones de Bin Laden infestaron a su familia. Una esposa lo dejó, otras dos parecen haber muerto en el ataque estadunidense del domingo. Conocí a uno de sus hijos, Omar, en Afganistán, en 1994; estaba con su padre. Era un niño guapo y le pregunté si era feliz. , me respondió en inglés. Pero el año pasado publicó un libro llamado Living Bin Laden, en el que, al describir cómo su padre mató a los perros que él amaba en un experimento de guerra química, lo llamó un hombre malvado. En ese libro también recordó nuestro encuentro, y concluyó que debió haberme dicho que no era un niño feliz.

Para el mediodía de este lunes ya había yo recibido tres llamadas telefónicas de árabes, todos seguros de que los estadunidenses mataron al doble de Bin Laden, igual que muchos iraquíes creen que los hijos de Saddam Hussein no perecieron en 2003, y que el propio Saddam tampoco fue ahorcado. A su debido tiempo, Al Qaeda nos lo dirá. Por supuesto, si todos estamos equivocados y era un doble, veremos un video más del verdadero Bin Laden… y el presidente Obama perderá la próxima elección.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Muerte de Osama Bin Laden: misterio con varias incógnitas…

leave a comment »

AUNQUE NADIE DUDA, WASHINGTON TODAVIA NO MOSTRO PRUEBAS

La Casa Blanca difundió detalles sobre la operación que culminó con la muerte de Bin Laden, pero todavía no mostró las pruebas que certifiquen sus afirmaciones. De todos modos, la muerte de Bin Laden fue aceptada en todo el mundo.

Por Raúl Kollmann, Página/12

Al menos por ahora, son poco contundentes las evidencias de que en la operación de Abbottabad los comandos norteamericanos mataron a Osama bin Laden. Los especialistas consultados por este diario sostienen que Washington tendrá que mostrar pruebas más convincentes que las exhibidas hasta el momento. Las desconfianzas parten de una serie de preguntas que todavía siguen sin respuesta, y ayer se hablaba de la divulgación de un video de la operación. El asesor en seguridad y contraterrorismo de Barack Obama, John Brennan, dijo que no quieren dar demasiados datos ni mostrar demasiada evidencia para no frustrar futuras operaciones. También se hizo saber que la prueba de ADN dio positiva, aunque nada fue exhibido.

1 ¿Por qué Estados Unidos mató a Bin Laden en lugar de detenerlo?

Surgen varias explicaciones, pero ninguna se termina de dar. Por ejemplo, que se resistió y no hubo otro camino que matarlo. Sin embargo, los voceros del propio gobierno norteamericano son contradictorios. Durante la tarde se dijo que la operación fue para matarlo, no para detenerlo. El criterio llama la atención, en primer lugar desde el punto de vista humano: hubiera sido una señal al mundo si se lo apresaba y se realizaba un juicio con todas las garantías. Pero, además, marca una notoria diferencia con el caso de Saddam Hussein, encontrado en Irak, juzgado y ejecutado en la horca el 30 de diciembre de 2006. Brennan, en cambio, dijo a la noche que si se presentaba la chance de detenerlo se lo hubiera apresado. Esto entró en contradicción con otro dato difundido por la CNN: Bin Laden no disparó. Para redondear el cuadro, la cadena ABC sostuvo que el líder de Al Qaida usó a una mujer como escudo “y no se sabe si ella lo hizo en forma voluntaria”. Todo sorprende: el mayor prófugo del mundo no tenía preparada vía de escape.

2 ¿Cuál fue la razón por la que tiraron su cuerpo al mar?

De entrada, se dijo que se intentó entregar el cadáver a Arabia Saudita, país en el que Bin Laden nació. El régimen saudí no aceptó esa posibilidad –siempre según la versión norteamericana– y entonces “se lo sepultó en el mar, de acuerdo al rito islámico”. Toda la versión requiere de evidencias. El cuerpo de Bin Laden era la mejor prueba de que la Operación Jerónimo cumplió su objetivo. Anoche, los funcionarios de Estados Unidos afirmaron que tienen tres pruebas: un reconocimiento oral del cuerpo, un ADN y análisis facial, esta última es la técnica que se está imponiendo en el mundo después de las huellas digitales. Por ahora, no se vio nada de esto.

3 No quedó nadie vivo.

Por lo que se sabe al cierre de esta edición, en el complejo de Abbottabad estaba un hijo de Bin Laden, una mujer que sería una de sus esposas y dos hombres que funcionaban como correos, es decir que eran su comunicación con el mundo exterior. Todos fueron eliminados en la operación y ningún efectivo del comando de la marina sufrió ninguna herida. O sea que murieron todos los testigos posibles de lo ocurrido, del lado de Bin Laden, y sólo quedan testigos del lado norteamericano.

Desde hace varios años existe una razonable duda sobre si Osama está con vida o no. En los últimos siete años hubo sólo dos videos en los que se vio hablando al líder terrorista. Los demás mensajes fueron sólo audios, muy poco confiables. El video de octubre de 2004 nunca fue cuestionado en su autenticidad, de manera que se toma como la última prueba de vida. En septiembre de 2007 hubo un largo video, pero todas las partes en las que supuestamente hablaba de la actualidad aparecieron con la imagen congelada. Se trata de un video de dudosa validez.

Written by Eduardo Aquevedo

3 mayo, 2011 at 14:57

N. Chomsky: ¿Es el mundo demasiado grande para caer? La privatización del planeta…

leave a comment »

Los contornos del orden global
Tom Dispatch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Introducción del editor de Tom Dispatch

Bases militares “R”-US. Así parece. Después de la invasión de 2003, el Pentágono comenzó rápidamente a construir una serie de bases monstruosas en Iraq ocupado, del tamaño de pequeñas ciudades estadounidenses y con la mayoría de las comodidades que existen en ellas. Se hicieron para una guarnición prevista de entre 30.000 y 40.000 soldados estadounidenses que los altos funcionarios del gobierno de Bush esperaban que podrían quedarse en ese país para una eternidad armada. Al final, se construyeron cientos de bases. (Y ahora, cientos de ellas se han cerrado o se han entregado a los iraquíes y en algunos casos se han saqueado). Con el presente contingente estadounidense de unos 47.000 menos (sin contar a los mercenarios), los responsables estadounidenses están prácticamente rogando a un gobierno iraquí que se acerca cada vez más a los iraníes para que permita que algunas fuerzas estadounidenses puedan permanecer en unas pocas bases gigantes más allá de la fecha oficial de retirada de finales de 2011.

Mientras tanto, después de 2003, EE.UU. se lanzó desenfrenadamente a construir (o expandir) bases en el Golfo Pérsico, reforzando y ampliando instalaciones en Kuwait, Qatar, Omán, los Emiratos Árabes Unidos, y Bahréin, “hogar” de la Quinta Flota de EE.UU. En ese reino insular, el gobierno de Obama, que predica “democracia” en otros sitios, se ha visto frente a una feroz campaña bahreiní-saudí de represión con un movimiento mayoritario chií por la libertad. Mientras tanto, para que no lo superaran, el Departamento de Estado decidió construir un moderno zigurat en Iraq y por ello supervisó la construcción de la mayor “embajada” del mundo en Bagdad, una ciudadela con puesto de comando que debe albergar a miles de “diplomáticos” y a sus protectores armados. Ahora está construyendo una instalación similar en Islamabad, Pakistán, mientras expande una tercera en Kabul, Afganistán.

En los hechos, en los años después de la invasión de Afganistán, como Nick Turse informó en este sitio, se lanzó a una verdadera juerga de construcción de bases en ese país, en el que construyó por los menos 400, desde micro-puestos avanzados a monstruos como las bases aéreas Bagram y Kandahar, completas, con gimnasios, supermercados, cibercafés y negocios de comida chatarra. Ahora, en el décimo año de una guerra desastrosa, es obvio que el gobierno de Obama negocia frenéticamente para conseguir que por lo menos algunas de ellas sean permanentemente nuestras después de la tan pregonada partida de las tropas de “combate” estadounidenses en 2014. Como en Iraq, los responsables estadounidenses evitan cuidadosamente la palabra “permanente”. (En 2003, el Pentágono llamó “campos duraderos” a las bases iraquíes, y en febrero de este año la secretaria de Estado Hillary Clinton presentó la siguiente descripción de la situación afgana: “De ninguna manera debe malentenderse nuestro compromiso duradero como el deseo de EE.UU. o de nuestros aliados de ocupar Afganistán contra la voluntad de su pueblo… No buscamos ninguna base militar permanente de EE.UU. en su país”).

Y sin embargo, a pesar de todas las bases construidas en el Gran Medio Oriente y todo el poder de fuego que tienen, EE.UU. se ha visto, de una manera bastante embarazosa, frente a una región que se escapa cada vez más rápido a su control. Tal vez, al recordar nuestros complejos de bases igualmente gigantescos en Vietnam –las pirámides de su época– y su suerte después de la guerra, los funcionarios estadounidenses simplemente decidieron evitar la palabra “permanente” como precaución razonable contra la realidad. Después de todo, ¿qué es permanente? Nosotros no. Considerad, por ejemplo los comentarios del notable Noam Chomsky, autor de Hopes and Prospects, en una adaptación posterior de una reciente conferencia en Amsterdam sobre el tema de lo que en este mundo es demasiado grande para caer. Tom

¿Es el mundo demasiado grande para caer?

Los contornos del orden global

Noam Chomsky

Los levantamientos por la democracia en el mundo árabe han sido demostraciones espectaculares de valor, dedicación y compromiso de fuerzas populares que coincidieron, fortuitamente, con un notable levantamiento de decenas de miles de personas en apoyo a los trabajadores y la democracia en Madison, Wisconsin y otras ciudades de EE.UU. Si las trayectorias de protestas en El Cairo y Madison se cruzaron, sin embargo, iban dirigidas en direcciones opuestas: en El Cairo hacia el logro de derechos elementales negados por la dictadura, en Madison hacia la defensa de derechos que se lograron después de largas y duras luchas y que ahora sufren un duro ataque.

Cada una es un microcosmo de tendencias en la sociedad global, que siguió cursos diversos. Es seguro que lo que está ocurriendo tendrá consecuencias trascendentales tanto en el corazón industrial decadente del país más rico y poderoso de la historia del mundo, y en lo que el presidente Dwight Eisenhower llamó “el área más estupenda de poder estratégico del mundo”, “una fuente estupenda de poder estratégico” y “probablemente el premio económico más rico en el campo de la inversión extranjera”, en boca del Departamento de Estado en los años cuarenta, un premio que EE.UU. quería conservar para sí y para sus aliados en el Nuevo Orden Mundial que se revelaba en esos días.

A pesar de todos los cambios ocurridos desde entonces, hay muchos motivos para suponer que los responsables políticos de la actualidad se adhieren básicamente a la opinión del influyente consejero del presidente Franklin Delano Roosevelt, A. A. Berle, de que el control de las incomparables reservas de energía de Medio Oriente producirían un “control sustancial del mundo”. Y respectivamente, esa pérdida de control amenazaría el proyecto de dominación mundial que fue claramente articulado durante la Segunda Guerra Mundial y que se ha mantenido frente a los principales cambios en el orden mundial desde entonces.

Desde el inicio de la guerra, en 1939, Washington previó que terminaría con EE.UU. en una posición de abrumador poder. Funcionarios de alto nivel del Departamento de Estado y especialistas en política exterior se reunieron durante los años de la guerra para preparar planes para el mundo de posguerra. Delinearon una “Gran Área” que sería dominada por EE.UU., incluyendo el hemisferio occidental, Lejano Oriente, y el antiguo imperio británico, con sus recursos energéticos de Medio Oriente. Cuando Rusia comenzó a aplastar a los ejércitos nazis después de Stalingrado, los objetivos de la Gran Área se ampliaron a una parte tan grande de Eurasia como fuera posible, por lo menos su centro económico en Europa Occidental. Dentro del Gran Área, EE.UU. mantendría un “poder incuestionable”, con “supremacía militar y económica”, mientras aseguraba las “limitaciones de cualquier ejercicio de sobeanía” de Estados que pudieran interferir en sus designios globales. Los cuidadosos planes de los tiempos de guerra se implementaron pronto.

Siempre se reconoció que Europa podría preferir un camino independiente. En parte la OTAN tuvo el propósito de contrarrestar esa amenaza. En cuando desapareció el pretexto oficial de la existencia de la OTAN en 1989, ésta fue expandida hacia el este en violación de compromisos verbales con el líder soviético Mijail Gorbachov. Desde entonces se ha convertido en una fuerza de intervención de largo alcance dirigida por EE.UU., aclarado por el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, quien informó en una conferencia de la OTAN de que “las tropas de la OTAN tienen que proteger conductos que transportan petróleo y gas dirigido hacia Occidente”, y más generalmente proteger rutas marítimas utilizadas por buques cisterna y otra “infraestructura crucial” del sistema energético.

Las doctrinas de Gran Área permiten claramente intervenciones militares a voluntad. La conclusión fue claramente articulada por el gobierno de Clinton, que declaró que EE.UU. tiene derecho a utilizar la fuerza militar para asegurar “el acceso libre a mercados clave, suministros de energía, y recursos estratégicos”, y tiene que mantener inmensas fuerzas militares “en posiciones avanzadas” en Europa y Asia “con el fin de conformar las opiniones de la gente sobre nosotros” y “conformar eventos que afectarán nuestra subsistencia y nuestra seguridad”.

Los mismos principios rigieron en la invasión de Iraq. Cuando el fracaso de EE.UU. para imponer su voluntad fue innegable, ya no fue posible ocultar los verdaderos objetivos de la invasión detrás de hermosa retórica. En noviembre de 2007, la Casa Blanca publicó una Declaración de Principios exigiendo que las fuerzas de EE.UU. permanecieran indefinidamente en Iraq y comprometiendo a Iraq a privilegiar a los inversionistas estadounidenses. Dos meses después, el presidente Bush informó al Congreso de que rechazaría la legislación que pudiera limitar el estacionamiento permanente de fuerzas armadas de EE.UU. o “el control de EE.UU. de los recursos petrolíferos de Iraq”, demandas que EE.UU. tuvo que abandonar pronto frente a la resistencia iraquí.

En Túnez y Egipto los recientes levantamientos han logrado victorias impresionantes, pero como informó la Fundación Carnegie, aunque han cambiado, los regímenes subsisten: “Un cambio en las elites gobernantes y del sistema de gobierno sigue siendo un objetivo distante”. El informe discute los obstáculos interiores para la democracia, pero ignora los exteriores, que siempre han sigo significativos.

Es seguro que EE.UU. y sus aliados occidentales harán todo lo que puedan para impedir una auténtica democracia en el mundo árabe. Para comprender el motivo basta con considerar los estudios de la opinión árabe realizados por agencias de sondeo de EE.UU. Aunque apenas se ha informado al respecto, son ciertamente conocidos por los planificadores. Revelan que en su abrumadora mayoría, los árabes consideran a EE.UU. e Israel como las mayores amenazas que enfrentan: EE.UU. es considerado de esa manera por un 90% de los egipcios, en la región generalmente por más de un 75%. Algunos árabes consideran que Irán es una amenaza: un 10%. La oposición a la política de EE.UU. es tan fuerte que una mayoría cree que la seguridad mejoraría si Irán tuviera armas nucleares, en Egipto, un 80%. Otras cifras son similares. Si la opinión pública influenciara la política, no sólo EE.UU. no controlaría la región, sino que sería expulsado de ella, debilitando los principios fundamentales de dominación global.

La mano invisible del poder

El apoyo a la democracia cae dentro de la competencia de ideólogos y propagandistas. En el mundo real, la aversión hacia la democracia de la elite es la norma. La evidencia de que la democracia sólo se apoya mientras contribuye a objetivos sociales y económicas es abrumadora, una conclusión aceptada renuentemente por los eruditos más serios.

El desdén de la elite por la democracia se reveló drásticamente en la reacción a las revelaciones de WikiLeaks. Las que recibieron más atención, con eufóricos comentarios, fueron los cables que informaron sobre el apoyo de los árabes a la posición de EE.UU. con respecto a Irán. Se referían a los dictadores en el poder. No se mencionaban las actitudes del público. El principio guía fue articulado claramente por el especialista de la Fundación Carnegie Medio Oriente Marwan Muasher, ex alto funcionario del gobierno jordano: “No hay nada malo, todo está bajo control”. En pocas palabras, si los dictadores nos apoyan, ¿qué otra cosa podría importar?

La doctrina Muasher es racional y venerable. Para mencionar un solo caso que es muy relevante en la actualidad, en una discusión interna en 1958, el presidente Eisenhower expresó preocupación por “la campaña de odio” contra nosotros en el mundo árabe, no por los gobiernos, sino por el pueblo. El Consejo Nacional de Seguridad (NSC) explicó que existe una percepción en el mundo árabe de que EE.UU. apoya dictaduras y bloquea la democracia y el desarrollo para asegurar el control de los recursos de la región. Además, la percepción es bastante exacta, concluyó el NSC, y es lo que deberíamos hacer: basarnos en la doctrina Muasher. Estudios del Pentágono realizados después del 11-S confirmaron que lo mismo sigue siendo válido.

Es normal que los vencedores tiren la historia al cubo de la basura y que las víctimas la tomen en serio. Tal vez puedan ser útiles algunas breves observaciones sobre este importante tema. Ésta no es la primera ocasión en la cual Egipto y EE.UU. enfrentan problemas semejantes y se mueven en direcciones opuestas. Lo mismo fue válido a principios del Siglo XIX.

Historiadores económicos han argumentado que Egipto estaba bien colocado para emprender un rápido desarrollo económico al mismo tiempo que EE.UU. Ambos países tenían una rica agricultura, incluido el algodón, base de la temprana revolución industrial, aunque, a diferencia de Egipto, EE.UU. tuvo que desarrollar la producción de algodón y una fuerza laboral mediante la conquista, el exterminio y la esclavitud, con consecuencias que ahora mismo son evidentes en las reservas para los sobrevivientes y las prisiones que se han expandido rápidamente desde los años de Reagan para albergar a la población superflua desechada por la desindustrialización.

Una diferencia fundamental fue que EE.UU. había logrado la independencia y por ello estaba libre para ignorar las prescripciones de la teoría económica, suministrada entones por Adam Smith en términos bastante similares a los que predican actualmente a las sociedades en desarrollo. Smith instó a las colonias liberadas a producir productos primarios para la exportación y a importar manufacturas británicas superiores, y ciertamente a no intentar el monopolio de bienes cruciales, sobre todo algodón. Cualquier otro camino, advirtió Smith, “retardaría en lugar de acelerar el aumento en el valor de su producción anual y obstruiría en lugar de promover el progreso de su país hacia la verdadera riqueza y grandeza”.

Después de lograr su independencia, las colonias pudieron ignorar su consejo y seguir el camino de Inglaterra en el desarrollo guiado por el Estado independiente, con altos aranceles para proteger la industria contra exportaciones británicas, primero textiles, después acero y otros, y para adoptar otros muchos instrumentos con el fin de acelerar el desarrollo industrial. La república independiente también buscó la obtención de un monopolio del algodón para “colocar a todas las demás naciones a nuestros pies”, particularmente al enemigo británico, como anunciaron los presidentes jacksonianos mientras conquistaban Texas y la mitad de México.

Un camino comparable en Egipto fue bloqueado por el poder británico. Lord Palmerston declaró que “ninguna idea de ecuanimidad [hacia Egipto] debería ser un obstáculo para intereses tan grandes y superiores” de Gran Bretaña como la preservación de su hegemonía económica y política, expresando su “odio” hacia el “ignorante bárbaro” Muhammed Ali quien se atrevió a buscar un camino independiente, y el despliegue de la flota y el poder financiero de Gran Bretaña para terminar con la búsqueda de independencia y de desarrollo económico de Egipto.

Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando EE.UU. desplazó a Gran Bretaña como el "hegemón" global, Washington adoptó la misma posición, dejando claro que EE.UU. no suministraría ayuda a Egipto a menos que se adhiriera a las reglas estándar para los débiles, que EE.UU. siguió violando, imponiendo altos aranceles para excluir el algodón egipcio y causando una debilitadora escasez de dólares. La interpretación usual de los principios del mercado.

No es muy sorprendente que la “campaña de odio” contra EE.UU. que preocupó a Eisenhower se haya basado en el reconocimiento de que EE.UU. apoya a los dictadores y bloquea la democracia y el desarrollo, tal como lo hacen sus aliados.

En defensa de Adam Smith, habría que agregar que reconoció lo que pasaría si Gran Bretaña seguía las reglas de la economía sensata, llamada ahora “neoliberalismo”. Advirtió de que si los fabricantes, comerciantes, e inversionistas británicos se volvían hacia el extranjero, podrían beneficiarse pero que Inglaterra sufriría. Pero pensó que se guiarían por un sesgo nacional, de manera que una mano invisible ahorraría a Inglaterra los estragos de la racionalidad económica.

Es difícil dejar de ver el pasaje. Es la única aparición de la famosa frase “mano invisible” en La Riqueza de las Naciones. El otro importante fundador de la economía clásica, David Ricardo, sacó conclusiones semejantes, esperando que la inclinación por el interior llevaría a las personas acaudaladas a “estar satisfechas con la baja tasa de beneficios en su propio país, en lugar de buscar un empleo más ventajoso de su riqueza en países foráneos”, sentimientos que, agregó, “lamentaría que se debilitaran”. Dejando de lado sus predicciones, los instintos de los economistas clásicos eran sanos.

Las “amenazas” china e iraní

El levantamiento por la democracia en el mundo árabe se compara a veces con Europa Oriental en 1989, pero sobre la base de motivos dudosos. En 1989, el levantamiento por la democracia fue tolerado por los rusos y apoyado por las potencias occidentales siguiendo doctrinas estándar: se ajustaba claramente a objetivos económicos y estratégicos, y por lo tanto era un logro noble, muy honorado, a diferencia de las luchas al mismo tiempo “por defender los derechos humanos fundamentales” en Centroamérica, en palabras del asesinado arzobispo de El Salvador, uno de los cientos de miles de víctimas de fuerzas militares armadas y entrenadas por Washington. No hubo ningún Gorbachov en Occidente durante todos esos horrendos años, y no hay ninguno ahora. Y el poder occidental sigue siendo hostil a la democracia en el mundo árabe por buenas razones.

Las doctrinas del Gran Área siguen aplicándose a crisis y confrontaciones contemporáneas. En los círculos que toman las decisiones políticas y en el comentario político occidental, la amenaza iraní se considera la que plantea el mayor peligro para el orden mundial y por lo tanto debe ser el enfoque primordial de la política exterior de EE.UU., y Europa sigue el rastro cortésmente.

¿Cuál es exactamente la amenaza iraní? Una respuesta fidedigna es suministrada por el Pentágono y los servicios de inteligencia de EE.UU. Informando el año pasado sobre la seguridad global, aclaran que la amenaza no es militar. Los gastos militares de Irán son “relativamente bajos en comparación con el resto de la región”, concluyen. Su doctrina militar es “estrictamente defensiva, diseñada para desacelerar una invasión e imponer una solución diplomática a las hostilidades”. Irán tiene “una capacidad limitada de proyectar fuerzas más allá de sus fronteras”. Con respecto a la opción nuclear: “El programa nuclear de Irán y su disposición a mantener abierta la posibilidad de desarrollar armas nucleares es parte central de su estrategia de disuasión”. Todo citas.

El brutal régimen clerical es indudablemente una amenaza para su propio pueblo, aunque difícilmente supera a los aliados de EE.UU. en ese terreno. Pero la amenaza yace en otra parte, y es ciertamente de mal agüero. Un elemento es la capacidad de disuasión de Irán, un ejercicio ilegítimo de soberanía que podría interferir con la libertad de acción de EE.UU. en la región. Salta a la vista por qué Irán buscaría una capacidad disuasiva; una mirada a las bases militares y las fuerzas nucleares de la región basta para explicarlo.

Hace siete años, el historiador militar israelí Martin van Creveld escribió que “El mundo ha presenciado cómo EE.UU. atacó Iraq sin motivos, como se comrpobó. Si los iraníes no intentara producir armas nucleares, estarían locos”, en especial cuando están bajo una amenaza constante de ataque en violación de la Carta de la ONU. Queda por ver si lo están haciendo, pero tal vez sea así.

Pero la amenaza de Irán va más allá de la disuasión. También trata de expandir su influencia a los países vecinos, destacan el Pentágono y los servicios de inteligencia de EE.UU., y “desestabilizar” de esta manera la región (en términos técnicos del discurso de política exterior). La invasión y ocupación militar de los vecinos de Irán es “estabilización”. Los esfuerzos de Irán por extender su influencia a ellos es “desestabilización”, por lo tanto son evidentemente ilegítimos.

Semejante costumbre es rutinaria. Por lo tanto el destacado analista de política exterior James Chace, utilizó correctamente el término “estabilidad” en su sentido técnico cuando explicó que a fin de lograr “estabilidad” en Chile fue necesario “desestabilizar” el país (derrocando al gobierno elegido de Salvador Allende e instalando la dictadura del general Augusto Pinochet). Es igualmente interesante explorar otras preocupaciones sobre Irán, pero tal vez esto baste para revelar los principios guía y su estatus en la cultura imperial. Como subrayaron los planificadores de Franklin Delano Roosevelt en el alba del sistema mundial contemporáneo, EE.UU. no puede tolerar “ningún ejercicio de soberanía” que interfiera en sus designios globales.

EE.UU. y Europa están unidos en el castigo a Irán por su amenaza a la estabilidad, pero es útil recordar cuán aislados están. Los países no alineados han apoyado vigorosamente el derecho de Irán a enriquecer uranio. En la región, la opinión pública árabe incluso favorece vigorosamente las armas nucleares iraníes. La principal potencia regional, Turquía votó contra la última moción de sanciones iniciada por EE.UU. en el Consejo de Seguridad, junto con Brasil, el país más admirado en el Sur. Su desobediencia condujo a una fuerte censura, no por primera vez: Turquía había sido amargamente condenada en 2003, cuando el gobierno siguió la voluntad de un 95% de la población y se negó a participar en la invasión de Iraq, demostrando así su débil comprensión de la democracia al estilo occidental.

Después de su fechoría en el Consejo de Seguridad el año pasado, Turquía recibió la advertencia del máximo diplomático de Obama para asuntos europeos, Philip Gordon, de que debe “demostrar su compromiso de cooperación con Occidente”. Un experto en el Consejo de Relaciones Exteriores preguntó: “¿Cómo mantener a raya a los turcos?” siguiendo órdenes como buenos demócratas. Lula de Brasil fue amonestado por un titular del New York Times diciendo que su esfuerzo junto a Turquía para dar una solución al problema del enriquecimiento de uranio fuera del marco del poder de EE.UU. era una “Mancha en el legado del líder brasileño”. En breve, haz lo que te decimos, o ya verás.

Un aspecto colateral, efectivamente suprimido, es que el acuerdo Irán-Turquía-Brasil fue aprobado por adelantado por Obama, presumiblemente en la suposición de que fracasaría, suministrando un arma ideológica contra Irán. Cuando tuvo éxito, la aprobación se convirtió en censura, y Washington impuso en el Consejo de Seguridad una resolución tan débil que China la aprobó sin problemas y ahora recibe una reprimenda por ajustarse a la letra de la resolución pero no a las directivas unilaterales de Washington, por ejemplo, en la nueva edición de Foreign Affairs.

Aunque EE.UU. puede tolerar la desobediencia turca, aunque con consternación, cuesta más ignorar a China. La prensa advierte de que “inversionistas y comerciantes chinos llenan ahora un vacío en Irán mientras empresas de muchos otros países, especialmente de Europa, se retiran”, y en particular, está expandiendo su papel dominante en las industrias energéticas de Irán. Washington reacciona con un toque de desesperación. El Departamento de Estado advirtió a China de que si quiere que la acepten en la comunidad internacional –un término técnico que se refiere a EE.UU. y a quienquiera esté de acuerdo con este último– no debe “eludir y evadir responsabilidades internacionales [que] son obvias”: es decir, que siga órdenes de EE.UU. No es probable que China se siemta impresionada.

Hay mucha preocupación por la creciente amenaza militar china. Un reciente estudio del Pentágono advirtió de que el presupuesto militar de China se acerca a “un quinto de lo que el Pentágono gastó para operar y realizar las guerras de Iraq y Afganistán”, una fracción del presupuesto militar de EE.UU., por supuesto. La expansión de las fuerzas militares chinas podría “imposibilitar la capacidad de barcos de guerra estadounidenses de operar en aguas internacionales frente a su costa”, agregó el New York Times.

O sea frente a la costa de China; falta solamente que propongan que EE.UU. elimine fuerzas militares que impidan el acceso al Caribe a los barcos de guerra chinos. La falta de entendimiento de China de las reglas de civilidad internacional es ilustrada además por sus objeciones a los planes de que el ultramoderno portaaviones a propulsión nuclear George Washington se una a ejercicios navales a pocos kilómetros frente a la costa de China, con una supuesta capacidad para atacar Pekín.

Al contrario, Occidente comprende que EE.UU. emprende todas esas operaciones para defender la estabilidad y su propia seguridad. El liberal New Republic expresa su preocupación porque “China envió diez barcos de guerra por aguas internacionales frente a la isla japonesa de Okinawa”. Evidentemente es una provocación, a diferencia del hecho, no mencionado, de que Washington ha convertido esa isla en una importante base militar a pesar de las vehementes protestas de sus habitantes. No es una provocación, sobre la base del principio estándar de que somos dueños del mundo.

Dejando de lado la profundamente arraigada doctrina imperial, hay buenos motivos para que los vecinos de China estén preocupados por su creciente poder militar y comercial. Y aunque la opinión árabe apoya un programa iraní de armas nucleares, ciertamente no deberíamos hacerlo. La literatura de política exterior está repleta de propuestas sobre cómo contrarrestar la amenaza. Pocas veces mencionan una manera obvia: trabajar para establecer una zona libre de armas nucleares en la región (NWFZ). El tema se presentó (de nuevo) en la conferencia del Tratado de No Proliferación (TNP) en la sede de las Naciones Unidas en mayo pasado. Egipto, como presidente de las 118 naciones del Movimiento de los No Alineados pidió negociaciones para una NWFZ en Medio Oriente, como fue aceptado por Occidente, incluido EE.UU., en la conferencia de revisión del TNP en 1995.

El apoyo internacional es tan abrumador que Obama lo aceptó, formalmente. Es una excelente idea, informó Washington a la conferencia, pero no ahora. Además, EE.UU. dejó claro que hay que exceptuar a Israel: ninguna propuesta puede pedir que el programa nuclear de Israel se coloque bajo los auspicios del Organismo Internacional de Energía Atómica o que se publique información sobre “las instalaciones y actividades nucleares de Israel”. Y que no se hable más de este método de encarar la amenaza nuclear iraní.

Privatizando el planeta

Aunque la doctrina de la Gran Área sigue prevaleciendo, la capacidad para implementarla ha disminuido. El pico del poder de EE.UU. fue después de la Segunda Guerra Mundial, cuando literalmente poseía la mitad de la riqueza del mundo. Pero eso declinó naturalmente cuando otras economías se recuperaron de la devastación de la guerra y la descolonización emprendió su tormentoso camino. A principios de los años setenta, la parte de EE.UU. en la riqueza global había disminuido a cerca de un 25%, y el mundo industrial se había hecho tripolar: Norteamérica, Europa, y Asia del Este (entonces centrada en Japón).

En los años setenta también hubo un abrupto cambio en la economía de EE.UU., hacia la financialización y la exportación de la producción. Una variedad de factores convergió para crear un ciclo cruel de concentración radical de la riqueza, sobre todo en el 1% superior de la población –en particular directores ejecutivos, gerentes de fondos de alto riesgo, etc.- Eso lleva a la concentración del poder político, de ahí a políticas estatales de aumentar la concentración económica: políticas fiscales, reglas de gobierno corporativo, desregulación, y muchas cosas más. Mientras tanto, los costes de campañas electorales aumentaron enormemente, llevando a los partidos a los bolsillos del capital concentrado, cada vez más financiero: los republicanos por reflejo, los demócratas –ya eran como los que solían ser republicanos moderados– no se quedaron muy atrás.

Las elecciones se han convertido en una charada dirigida por la industria de las relaciones públicas. Después de su victoria de 2008, Obama ganó un premio de la industria por la mejor campaña de mercadeo del año. Los ejecutivos estaban eufóricos. En la prensa empresarial explicaron que habían estado mercadeando candidatos como otras mercancías desde Ronald Reagan, pero 2008 fue su mayor logro y cambiaría el estilo en los consejos corporativos. Se espera que la elección de 2012 cueste 2.000 millones de dólares, sobre todo en fondos de las corporaciones. No es de extrañar que Obama esté seleccionando a hombres de negocios para las máximas posiciones. El público está enojado y frustrado, pero mientras prevalezca el principio Muasher [“Siempre y cuando la gente esté tranquila y pasiva, vamos a hacer lo que queramos”. N. del T.], eso no importa.

Mientras la riqueza y el poder se han concentrado fuertemente, para la mayoría de la población los ingresos reales se estancaron y la gente se las ha arreglado con más horas de trabajo, deudas e inflación de los activos, destruidos regularmente por las crisis financieras que comenzaron cuando el aparato regulador fue desmantelado desde los años ochenta.

Nada de esto es problemático para los muy ricos, que se benefician de una póliza de seguro del gobierno llamada “demasiado grande para caer”. Los bancos y firmas de inversión pueden hacer transacciones arriesgadas, con grandes beneficios, y cuando el sistema se derrumba inevitablemente, pueden ir corriendo donde papá Estado a pedir un rescate con dineros públicos, aferrados a sus copias de Friedrich Hayek y Milton Friedman.

Ése ha sido el proceso regular desde los años de Reagan, cada crisis más extrema que la anterior –es decir, para la población general-. Ahora mismo, el verdadero desempleo está a niveles de la Depresión para gran parte de la población, mientras Goldman Sachs, uno de los principales arquitectos de la actual crisis, es más rico que nunca. Acaba de anunciar tranquilamente 17.500 millones de dólares en compensaciones por el año pasado, y su presidente ejecutivo, Lloyd Blankfein, recibió una bonificación de 12,6 millones mientras que triplica su salario base.

No tendría sentido concentrar la atención en hechos semejantes. Por lo tanto, la propaganda tiene que tratar de culpar a otros; en los últimos meses: los trabajadores del sector público, sus inmensos salarios, exorbitantes jubilaciones, etc.; todo fantasía, basada en el modelo de la imaginería "reaganita" de madres negras conducidas en sus limusinas a cobrar sus cheques de la asistencia social, y otros modelos que sobra mencionar. Todos tenemos que apretarnos los cinturones; es decir, casi todos.

Los maestros constituyen un objetivo particularmente bueno, como parte del esfuerzo deliberado por destruir el sistema de educación desde la guardería infantil hasta las universidades, mediante la privatización, de nuevo, bueno para los ricos, pero un desastre para la población, así como para la salud a largo plazo de la economía, pero es una de las externalidades que se deja de lado mientras prevalezcan los principios del mercado.

Otro excelente objetivo, siempre, son los inmigrantes. Ha sido así durante toda la historia de EE.UU., aún más en tiempos de crisis económica, exacerbada ahora por un sentido de que nos están quitando nuestro país: la población blanca se convertirá pronto en una minoría. Se puede comprender la cólera de individuos agraviados, pero la crueldad de la policía es estremecedora.

¿Quiénes son los inmigrantes en cuestión? En el este de Massachusetts, donde vivo, muchos son mayas que huyeron del genocidio en las tierras altas guatemaltecas realizado por los asesinos favoritos de Reagan. Otros son mexicanos, víctimas del NAFTA de Clinton, uno de esos raros acuerdos gubernamentales que se las han arreglado para dañar a la gente en los tres países afectados. Cuando el NAFTA se aprobó bajo presión en el Congreso en 1994, pasando por alto las objeciones populares, Clinton también inició la militarización de la frontera entre EE.UU. y México, que antes era bastante abierta. Se comprendió que los campesinos mexicanos no pueden competir con la agroindustria estadounidense altamente subvencionada, y que las empresas mexicanas no pueden sobrevivir a la competencia con las multinacionales de EE.UU., que deben recibir “trato nacional” bajo los mal bautizados acuerdos de libre comercio, un privilegio otorgado solo a personas corporativas, no a las de carne y hueso. No es sorprendente que esas medidas hayan llevado a una inundación de refugiados desesperados, y a provocar una histeria contra los inmigrantes por parte de las víctimas de las políticas estatales-corporativas dentro del país.

Parece que en Europa sucede lo mismo, donde es probable que el racismo esté aún más desmandado que en EE.UU. Uno puede quedarse pasmado al ver que Italia se queja del flujo de refugiados de Libia, escenario del primer genocidio posterior a la Primera Guerra Mundial, en el ahora liberado Este, a manos del gobierno fascista de Italia. O cuando Francia, que sigue siendo actualmente el principal protector de las brutales dictaduras en sus antiguas colonias, se las arregla para olvidar sus horrendas atrocidades en África, mientras el presidente francés Nicolas Sarkozy advierte sombríamente contra el “flujo de inmigrantes” y Marine Le Pen objeta que no hace nada para impedirlo. No necesito mencionar a Bélgica que podría ganar el premio de lo que Adam Smith llamó “la salvaje injusticia de los europeos”.

El ascenso de partidos neofascistas en gran parte de Europa sería un fenómeno aterrador incluso si no recordáramos lo que sucedió en el continente en el pasado reciente. Hay que imaginar la reacción si los judíos estuvieran siendo expulsados de Francia hacia la miseria y la opresión, y luego se presencia la falta de reacción ante lo que sucede a los gitanos, también víctimas del Holocausto y la población más brutalizada de Europa.

En Hungría, el partido neofascista Jobbik obtuvo un 17% de los votos en las elecciones nacionales, lo que tal vez no sea sorprendente dado que tres cuartos de la población piensa que les va peor que bajo el régimen comunista. Podríamos sentirnos aliviados de que en Austria el ultraderechista Jörg Haider haya obtenido solo un 10% de los votos en 2008, si no fuera por el hecho que el nuevo Partido de la Libertad, desbordándolo por la extrema derecha, obtuvo más de un 17%. Es escalofriante recordar que, en 1928, los nazis obtuvieron menos de un 3% de los votos en Alemania.

En Inglaterra el Partido Nacional Británico y la Liga Inglesa de Defensa, en la derecha ultra-racista, son fuerzas importantes. (Lo que pasa en Holanda lo sabéis demasiado bien.) En Alemania el lamento de Thilo Sarrazin de que los inmigrantes están destruyendo el país fue un enorme éxito de ventas, mientras la canciller Angela Merkel, aunque condenó el libro, declaró que el multiculturalismo había “fracasado del todo”: los turcos importados para hacer el trabajo sucio en Alemania no se convierten en rubios de ojos azules, verdaderos arios.

Los que tengan sentido de la ironía recordarán que Benjamin Franklin, uno de los personajes principales de la Ilustración, advirtió de que las colonias recién liberadas deberían tener cuidado al permitir la inmigración de alemanes, porque eran demasiado morenos; los suecos también. Llegado el Siglo XX, los mitos ridículos de pureza anglosajona eran comunes en EE.UU., incluso entre presidentes y otras personalidades destacadas. El racismo en la cultura literaria ha sido una obscenidad flagrante; mucho peor en la práctica, sobra decirlo. Es mucho más fácil erradicar la poliomielitis que esa horrenda plaga, que regularmente se vuelve más virulenta en tiempos de penuria económica.

No quiero terminar sin mencionar otra externalidad que se desestima en los sistemas de mercado: la suerte de las especies. Un riesgo sistémico en el sistema financiero puede ser remediado por el contribuyente, pero nadie acudirá al rescate si se destruye el medioambiente. Que hay que destruirlo es casi un imperativo institucional. Los dirigentes empresariales que realizan campañas de propaganda para convencer a la población de que el antropogénico calentamiento global es un engaño liberal saben perfectamente cuán grave es la amenaza, pero tienen que maximizar los beneficios a corto plazo y su penetración en el mercado. Si no lo hacen, algún otro lo hará.

Este ciclo vicioso puede resultar letal. Para ver cuán grave es el peligro, basta con analizar el nuevo Congreso de EE.UU. llevado al poder por la financiación y propaganda de las empresas. Casi todos sus miembros niegan el cambio climático. Ya han comenzado a recortar los fondos para medidas que podrían mitigar una catástrofe ecológica. Peor todavía, algunos son verdaderos creyentes; por ejemplo, el nuevo jefe de un subcomité sobre el medio ambiente explicó que el calentamiento global no puede ser un problema, porque Dios prometió a Noé que no habría otro diluvio.

Si cosas semejantes estuvieran ocurriendo en algún país pequeño y remoto, podríamos morirnos de risa. No cuando suceden en el país más rico y poderoso del mundo. Y antes de reír, también podríamos considerar que la actual crisis económica puede rastrearse en gran medida a la fe fanática en dogmas como la hipótesis del mercado eficiente y en general a lo que el Nobel Joseph Stiglitz, hace quince años, llamó la “religión” que mejor conocen los mercados, que impidió que el banco central y los economistas detectaran una burbuja inmobiliaria de 8 billones [millones de millones] de dólares que no tenía ninguna base en fundamentos económicos, y que devastó al país cuando estalló.

Todo esto, y mucho más, podrá continuar mientras prevalezca la doctrina de Muasher. Mientras la población general sea pasiva, apática, desviada hacia el consumismo o hacia el odio a los vulnerables, los poderosos podrán hacer lo que les dé la gana, y los que sobrevivan tendrán que contemplar el resultado.

Noam Chomsky es profesor emérito del Instituto en el Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT. Es autor de numerosas obras políticas que son éxitos de venta. Sus últimos libros son una nueva edición de Power and Terror, The Essential Chomsky (editado por Anthony Arnove), una colección de sus escritos sobre política y lenguaje desde los años cincuenta hasta el presente, Gaza in Crisis, con Ilan Pappé, y Hopes and Prospects. Este artículo se ha adaptado de una conferencia impartida en Amsterdam en marzo.

Copyright 2011 Noam Chomsky

© 2011 TomDispatch. All rights reserved.

Fuente: http://www.tomdispatch.com/blog/175382/

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

3 mayo, 2011 at 14:54

Terremoto y Tsunami de Japón, marzo de 2011

leave a comment »

Terremoto y tsunami de Japón de 2011
Map of Sendai Earthquake 2011.jpg
Fecha 11 de marzo de 2011
Tipo Falla inversa interplacas (Pacífica, Norteamericana)1
Magnitud 9.01 MW
Profundidad 24 km
Coordenadas del epicentro 38.322, 142.369Coordenadas: 38.322, 142.369
Consecuencias
Zonas afectadas Bandera de Japón Japón y daños menores en países de la costa del Océano Pacífico
Réplicas 3142
Víctimas 13,858 muertos, y 14.377 desaparecidos.3

El terremoto y tsunami de Japón de 2011, denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku de 2011 (東北地方太平洋沖地震 Tōhoku Chihō Taiheiyō-oki Jishin4 ?), fue un terremoto de magnitud 9,0 MW1 que creó olas de maremoto de hasta 10 m.5 El terremoto ocurrió a las 14:46:23 hora local (05:46:23 UTC) del viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón. En un primer momento se calculó su magnitud en 7,9 grados MW, que fue posteriormente incrementada a 8,8, después a 8,9 grados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).6 Finalmente a 9,0 grados MW, confirmado por la Agencia Meteorológica de Japón y el Servicio Geológico de los Estados Unidos.7 El terremoto duró aproximadamente 6 minutos según expertos.8 . El Servicio Geológico de Estados Unidos explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento en proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del Pacífico y la placa Norteamericana. En la latitud en que ocurrió este terremoto, la placa del Pacífico se desplaza en dirección oeste con respecto a la placa Norteamericana a una velocidad de 83 mm/año. La placa del Pacífico se mete debajo de Japón en la fosa de Japón, y se hunde en dirección oeste debajo de Asia.1

Dos días antes, este terremoto había sido precedido por otro temblor importante, pero de menor magnitud, ocurrido el miércoles 9 de marzo de 2011, a las 02:45:18 UTC en la misma zona de la costa oriental de Honshū, Japón y que tuvo una intensidad de 7,2 MW a una profundidad de 14,1 kilómetros. También ese día las autoridades de la Agencia Meteorológica de Japón dieron una alerta de maremoto, pero sólo local, para la costa este de ese país.9

La magnitud de 9,0  MW lo convirtió en el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha5 así como el cuarto más potente del mundo de todos los terremotos medidos hasta la fecha.10 11 Desde 1973 la zona de subducción de la fosa de Japón ha experimentado nueve eventos sísmicos de magnitud 7 o superior. El mayor fue un terremoto ocurrido en diciembre de 1994 que tuvo una magnitud de 7,8, con epicentro a unos 260 km al norte del terremoto del 11 de marzo del 2011, el cual causó 3 muertos y unos 300 heridos.

Horas después del terremoto y su posterior tsunami, el volcán Karangetang en las Islas Celebes (Indonesia) entró en erupción a consecuencia del terremoto inicial.12 La NASA con ayuda de imágenes satelitales ha podido comprobar que el movimiento telúrico pudo haber movido la Isla Japonesa aproximadamente 2,4 metros, y alteró el eje terrestre en aproximadamente 10 centímetros.13 La violencia del terremoto, acortó la duración de los días en 1,8 microsegundos, según los estudios realizados por los JPL de la NASA.14

 Terremoto

Licuefacción del suelo, uno de los efectos dejado por el fuerte terremoto.

El terremoto principal estuvo precedido de una larga serie de terremotos previos, que comenzaron con un temblor de 7,2 MW el día 9 de marzo de 2011, aproximadamente a 40 kilómetros de distancia de donde se produjo el terremoto del 11 de marzo, y seguido de otros tres el mismo día de la catástrofe que excedieron los 6 MW de intensidad.5 Un minuto antes del terremoto principal, el Sistema de Alerta de Terremotos, conectado a cerca de 1.000 sismógrafos en Japón, envió una serie de avisos a los diferentes medios de comunicación japoneses alertando del peligro inminente. Se cree que gracias a estas alertas se pudieron salvar una gran cantidad de personas.15

El epicentro del terremoto se localizó en el Océano Pacífico, a 130 kilómetros al este de Sendai, Honshu, a las 14:46 hora local. Se situó a 373 kilómetros de Tokio, capital de Japón, de acuerdo al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). Tras el terremoto se registraron múltiples réplicas. Un terremoto de magnitud 7,0 se registró a las 15:06 hora local, de 7,4 a las 15:15 hora local y de 7,2 a las 15:26 hora local.16 17 18 Luego del terremoto inicial se registraron más de cien réplicas con maginitudes superiores a 4,5 grados.19

En un principio el USGS informó que la magnitud había sido 7,9 aunque rápidamente se modificó a 8,8 y luego a 8,9,5 y posteriormente a una entre 9,0 y 9,1.20 21

Este terremoto se produjo en la Fosa de Japón, donde la Placa del Pacífico subduce bajo la Placa de Ojotsk. Un terremoto de esta magnitud por lo general tiene un frente de ruptura de al menos 480 kilómetros y requiere de una larga línea de falla relativamente recta. Debido a que el límite entre placas y la zona de subducción en esta región no es tan recta, es por lo que los terremotos en esta región se espera tengan magnitudes de entre 8 y 8,5, por esto la magnitud de este terremoto fue una sorpresa para algunos sismólogos.22 La región hipocéntrica de este terremoto se extiende desde la costa de Iwate hasta las prefecturas fuera de la costa de Ibaraki.23 La Agencia Meteorológica de Japón declaró que este terremoto puede haber generado una ruptura en la falla desde Iwate a Ibaraki, con una longitud de 400 kilómetros y un ancho de 200 kilómetros. Se ha señalado que puede haber tenido el mismo mecanismo que el de otro gran terremoto ocurrido en el año 869, que también causó un tsunami de gran tamaño.24

El terremoto ha registrado un máximo de 7 en la Escala Sísmica Japonesa en Kurihara, en la prefectura de Miyagi. Otras tres prefecturas más (Ibaraki, Fukushima y Tochigi) han alcanzado la escala 6. Estaciones sísmicas en Iwate, Gunma, Saitama y Chiba han medido temblores por debajo del grado 6, mientras que en Tokio se ha alcanzado el grado 5.

Un oficial de la ciudad más dañada, Kurihara en la prefectura de Miyagi, respondió en una entrevista telefónica para la Agence France-Presse:

"Fuimos sacudidos tan fuertemente que tuvimos que sujetarnos para no caer. No podíamos escapar de los edificios inmediatamente porque los temblores no paraban… La policía ahora está en la calle, recogiendo información del daño".25

Maremoto

Imagen de satélite de la NASA. En la imagen superior, las inundaciones provocadas por el tsunami, tomada el 12 de marzo de 2011; en la imagen inferior, la línea costera de Sendai, tomada el 26 de febrero de 2011.

Tiempo estimado de llegada del tsunami a las costas de América.

Pronóstico de distribución de la energía del maremoto producido por el terremoto de Sendai 2011 emitido por NOAA.

20110311Houshu.ogg

Animación del Tsunami, realizada por el NOAA

Tras el terremoto se generó una alerta de tsunami para la costa pacífica de Japón y otros países, incluidos Nueva Zelanda, Australia, Rusia, Guam, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Nauru, Hawái, Islas Marianas del Norte, Estados Unidos, Taiwán, América Central, México y en Sudamérica, Colombia, Perú, Ecuador y Chile.26 La alerta de tsunami emitida por Japón fue la más grave en su escala local de alerta, lo que implica que se esperaba una ola de 10 metros de altura. FInalmente una ola de 0,5 metros golpeó la costa norte de Japón.27 La agencia de noticias Kyodo informó que un tsunami de 4 metros de altura había golpeado la Prefectura de Iwate en Japón. Se observó una ola de 10 metros de altura en el aeropuerto de Sendai, en la Prefectura de Miyagi,28 que quedó inundado, con olas que barrieron coches y edificios a medida que se adentraban en tierra.29

A las 21:28 horas (HAST), el Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos emitió una alerta de maremoto hasta las 07:00 horas del día siguiente para todo Hawái.30

A las 23:33 horas (PST), el Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso de maremoto para la costa alaskeña desde la bahía de Chignik hasta la Isla Attu, y vigilancia de maremoto para toda la costa pacífica de Canadá y Estados Unidos desde la bahía de Chignik a la frontera de California con México.

Luego del paso del tsunami, en el estado de California en la costa oeste de EEUU, se declaró estado de emergencia para los cuatro condados del norte afectados por el tsunami, cuyo impacto ha dejado numerosos destrozos en puertos y playas. El maremoto ha causado inundaciones en zonas costeras de Hawái, así como en puntos de los estados de Oregón y California. Uno de los lugares más afectados por el oleaje ha sido la localidad de Crescent City, situada en una bahía del condado de Del Norte conocida por ser vulnerable a los tsunamis. Su puerto quedó destruido por la marea y las embarcaciones sufrieron importantes daños, lo mismo que algunos edificios.

En Hawái los habitantes de las zonas fueron trasladados a lugares seguros en centro comunitarios y escuelas, al tiempo que los turistas en Waikiki fueron llevados a pisos altos de sus hoteles. En tanto, los caminos y las playas se vieron vacías cuando llegó el tsunami. La altura máxima de la ola del tsunami habría llegado sólo a los 50 centímetros[cita requerida].

Al final de la tarde de ese día viernes algunos países centroamericanos como Panamá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Honduras ya habían suspendido el aviso preventivo acerca del tsunami, después de que las autoridades constaran que el efecto del terremoto asiático se ha limitado a unas casi imperceptibles olas en sus costas del Pacífico. Mientras tanto en Nicaragua se suspendió la alerta a las 21.00 horas (03.00 GMT del día siguiente), después de que las olas también llegaran sin fuerza y no se registrara ninguna situación anormal. En Colombia a pesar de no registrar cambios significativos en la costa, mantuvo la alerta en la costa Pacífica por gran parte del día 12 de marzo, debido a la posibilidad de que exista un fuerte oleaje.

Las primeras olas que se registraron en Perú tuvieron entre 15 y 40 centímetros de altura, pese a lo cual las autoridades señalaron que van a mantener la vigilancia en previsión de que el siguiente oleaje pueda ser más intenso. En la Isla de Pascua (Chile) fue una de las primeras localidades en ser alertadas del maremoto, que con preocupación esperaron un escenario similar al observado en Hawái. Un tren de cinco olas de pequeña altitud (50 centímetros) fue detectado en la noche. A las 04:08 (hora local) cesó el alerta de tsunami en Rapa Nui.

En la localidad de Dichato (Región del Bío-Bío, Chile), que fue afectado un año antes con el tsunami producido por el terremoto de Chile de 2010, recibió un fuerte oleaje con características de tsunami. El fenómeno se desató aproximadamente a las 02:30 de la madrugada (hora local) con, al menos, un par de marejadas que ingresaron al pueblo, llegando hasta la avenida principal. Una veintena de lanchas e incluso un barco quedaron esparcidos en tierra luego de la subida de marea provocada por el cataclismo que afectó a Japón el viernes. El fenómeno, que no se esperaba, luego de conocerse los mínimos incrementos registrados en otras latitudes, causó pánico entre los residentes que nuevamente revivieron la pesadilla del 27 de febrero de 2010. Afortunadamente, no se registraron víctimas ni heridos, toda vez que el gobierno había dispuesto la evacuación de todas las personas que estuvieran en sectores inundables. En la localidad de Corral, el mar entró aproximadamente 100 metros, aunque de forma lenta y sin fuerza, afectando solamente un jardín infantil, en ciudades como Coquimbo, el aumento del nivel de marea generó olas que impactaron el borde costero, principalmente los balnearios de Playa Peñuelas y Playa Changa. En la ciudad de Los Vilos, región de Coquimbo, localidad que no sufrió daños durante el terremoto de Chile de 2010, el mar se desbordó en al menos dos puntos de la costanera arrancando letreros municipales y de la gobernación marítima. Si bien la zona no estaba comprendida en el plan de emergencia y la autoridad no decreto medidas de resguardo especiales, la falta de turistas en la zona evitó daños a las personas. El resto de localidades de Chile no sufrió mayores complicaciones, aunque en varias localidades se detectó el aumento del nivel del mar, donde durante horas se registraron cambios bruscos en el nivel del mar.

Efectos en Japón

Efectos del terremoto en un supermercado en Tokio.

Incendios en Tokio, a más de 350 kilómetros del epicentro del terremoto.

La Agencia Nacional de Policía de Japón ha confirmado, el 24 de marzo de 2011, que el número de víctimas mortales asciende a 9.523 en seis diferentes prefecturas y 16.094 desaparecidos.31 En la costa de Sendai, la policía encontró entre 200 y 300 cadáveres, mientras que 100 personas que se encontraban a bordo de un barco que había acabado de zarpar de Ishinomaki se encuentran desaparecidas.32 Desde el punto de vista humanitario, la situación sigue siendo complicada para alrededor 440.000 siniestrados, enfrentados al frío intenso y a la escasez de alimentos, agua corriente y electricidad en algunos centros de acogida.

Una refinería petrolífera se incendió en Ichihara, al este de Tokio, como consecuencia del terremoto.33

El Ministro de Defensa cifra en 1.800 las casas destruidas en la Prefectura de Fukushima (01:44, hora japonesa).

Sin embargo, apenas se han registrado saqueos ni alzas de precios.34

Plantas de energía nuclear

El primer ministro de Japón Naoto Kan informó que se habían apagado automáticamente las centrales nucleares de Onagawa, Fukushima I y Fukushima II, y que no se había producido ninguna fuga radioactiva.33 En total, de las 51 centrales nucleares del país, se pararon 11 después del sismo.35

El sistema de enfriamiento de la planta nuclear de Fukushima fue dañado, y es mantenido con energía de baterías. Una emergencia nuclear fue declarada para el área por el gobierno japonés.

Central nuclear de Fukushima I y II

Se ha declarado un estado de emergencia en la central nuclear de Fukushima 1 de la empresa Tokyo Electric Power (TEPCO) a causa de la falla de los sistemas de refrigeración de uno de los reactores, en un principio se habían evacuado a los 3000 pobladores en un radio de 3 km del reactor.36 Durante la mañana del día 12 se aumentó a 10 km, afectando a unas 45 000 personas,37 pero al producirse una explosión en la central, las autoridades han decidido aumentar el radio a 20 km38 El reactor es refrigerado mediante la circulación de agua a través de su combustible nuclear, se ha detectado una alta presión de vapor en el reactor alrededor de 2 veces lo permitido. La empresa Tokyo Electric Power evalúa liberar parte de este vapor para reducir la presión en el reactor, este vapor puede contener material radioactivo. Los niveles de radiación en el cuarto de control de la planta se han informado de ser 1000 veces por encima de los niveles normales,39 y en la puerta de la planta se encontraron niveles 8 veces superiores a los normales40 41 existiendo la posibilidad de una fusión del núcleo. Esto implicaría que el núcleo, que contiene material radioactivo, se derrita a grandes temperaturas (1000 Celsius), corriendo el riesgo de que la protección se destruya produciendo un escape radioactivo.42 43

En la tarde del día 12 (11h UTC) se produjo una explosión en la central que derribó parte del edificio, y el radio de prevención se aumentó a 20 km, después de la explosión las autoridades confirman que los niveles de radiación han disminuido.44 Las autoridades avisaron de una posible segunda explosión e informaron que estaban investigando la fusión no controlada en el interior de dos reactores.45 46

Posteriormente las autoridades dan una categoría de 4 en una escala de 7 en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares evacuando a más 45 000 personas y comenzando a distribuir yodo, elemento eficaz en contra el Cáncer de tiroides derivado de la peligrosa Radiación nuclear. Se ha calificado este incidente como el más grave desde el accidente de Chernóbil.47 48 49 El lunes 11 de abril, el gobierno japonés elevó el nivel INES de 5 a 7, el mismo que tuvo el accidente de Chernóbil, y el más alto que existe.50

Central nuclear de Onagawa

Se ha informado de un incendio en el edificio de turbinas de la central nuclear de Onagawa que esta en un edificio separado al reactor nuclear, en Miyagi,51 información que se contradice con la declaración del gobierno japonés. Según la legislación nipona solo se declara emergencia ambiental cuando ha existido fuga de material radioactivo o falla en los circuitos de la central.52

Central nuclear de Tōkai

El día 13 de marzo la central nuclear de Tōkai, situada en la prefectura de Ibaraki, tuvo un incidente debido al terremoto y uno de sus dos sistemas de refrigeración dejó de funcionar con normalidad. La operadora de la planta, Japan Atomic Power, indicó que este segundo sistema sería suficiente para mantener la central sin problemas.35

Infraestructura

Vista de Sendai, inundada tras el terremoto y el posterior tsunami.

La red de transporte japonesa sufrió innumerables daños. Muchos tramos de la Autovía de Tōhoku, que presta servicio a la zona norte de Japón quedaron dañados tras la catástrofe.53

Aeropuertos

Una ola del tsunami anegó el Aeropuerto de Sendai a las 06:55 UTC,54 alrededor de 1 hora después del sismo inicial. Además, el tsunami también afectó a la Base Aérea de Matsushima, en la que 18 cazabombarderos Mitsubishi F-2 de la Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón, así como otras aeronaves, resultaron dañadas.55 56

Los principales aeropuertos de Japón, Aeropuerto Internacional de Narita y el Aeropuerto Internacional de Haneda suspendieron las operaciones tras el temblor y todos sus vuelos fueron desviados a otros aeropuertos durante un periodo de 24 horas.25 Diez aviones de pasajeros que tenían previsto inicialmente aterrizar en Narita fueron desviados a la Base Aérea de Yokota.57

Sistemas férreos

Tras el sismo y posterior tsunami, el servicio ferroviario quedó paralizado en lugares como Tokio y el noreste de Japón.

Los servicios del tren bala Shinkansen con origen y destino Tokio fueron suspendidos, aunque no se produjeron descarrilamientos (ya que el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, pidió a los ciudadanos de Tokio que se resguardaran en lugares seguros como oficinas, al tiempo que hizo un llamamiento para que la gente no haga esfuerzos "demasiado duros" para volver a sus hogares y advirtió de que, si todo el mundo optase por regresar a sus casas, las aceras podrían tener la misma imagen que los vagones repletos en hora punta). Otros servicios de tren en diferentes partes de Japón fueron también suspendidos.

[editar] Puertos

Tras el terremoto, se pudo observar una columna de humo que ascendía de un edificio situado en el puerto de Tokio. Algunas áreas de dicho puerto han resultado inundadas.

[editar] Telecomunicaciones

Las telecomunicaciones fueron interrumpidas, tanto como telefónica(debido a que los postes cayeron) como los contactos sociales(ya que los escombros interrumpían este contacto).

Economía

Según el Fondo Monetario Internacional, el daño causado por las catástrofes será equivalente a entre el 3% y el 5% del PIB de Japón, organismo que asimismo disminuyó el crecimiento esperado para ese país, pasando del 1,6% al 1,4%.58

Mercados financieros

El índice Nikkei de Japón presentó una caída de futuros del 5% en el comercio del mercado secundario.59 Otros mercados bursátiles del mundo también han sufrido bajadas por las consecuencias del terremoto;60 el mercado alemán DAX perdió un 1,2% y cayó hasta los 6.978 puntos en pocos minutos.61 El mercado bursátil de Bombay o Sensex de India también ha sufrido un retroceso del 0,84%60 Los precios del petróleo también han caído como consecuencia del terremoto japonés, bajando en el mercado de los Estados Unidos, una bajada hasta los 99,01 dólares al cierre desde $100,08 dólares de cotización al mediodía, así como la caída del barril de Brent bajando 2,62 dólares hasta los 112,81 dólares.62 En Hong Kong, el Secretario de Finanzas John Tsang advirtió a los inversores de que fueran cautos, ya que el terremoto solo representará un impacto a corto plazo en mercado bursátil local.63

Pesca

El sector pesquero se ha visto afectado, hablándose de bajas en las ventas regionales de hasta un 40%, prohibiendo dos provincias la pesca debido a que se han registrado niveles de radioactividad en ejemplares capturados superiores al límite permitido.64

Agua potable

Más de 1.5 millones de hogares han perdido el acceso a suministros de agua.65

Competiciones deportivas

El Campeonato Mundial de Patinaje Artístico sobre Hielo de 2011, estaba previsto que se realizase entre el 21 y el 27 de marzo de 2011 en Tokio,66 pero la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo está considerando cancelar el evento, tras la decisión de la representación alemana de no asistir, siguiendo las recomendaciones de no viajar a Japón.67

Efectos en otros lugares del mundo

  • Bandera de Chile Chile. Se dio alerta de tsunami en Isla de Pascua donde la población fue llevada al aeropuerto, ubicado a 45 metros sobre el nivel del mar. Se levantó por la madrugada. Las ciudades más afectadas por el tsunami fueron Puerto Viejo, Dichato y Coliumo. Además se reportó entradas del mar en algunas ciudades del centro y sur de Chile hasta por 100 metros.,68 69 quedaron afectadas aproximadamente 200 viviendas, pero sin ningún daño a las personas
  • Bandera de Colombia Colombia. Los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, junto con el de Nariño, se pusieron en alerta por la llegada de la ola a las costas colombianas. Los organismos de control, junto con la policía y el ejército, se prepararon para la llegada del oleaje, aunque se retrasaron. El transito de embarcaciones turísticas fue suspendido, así como el de la pesca artesanal. Las olas sin embargo fueron imperceptibles.70
  • Bandera de Costa Rica Costa Rica. El Gobierno costarricense decretó alerta verde por el posible tsunami, pero no movilizó población costera para mantener la calma. Únicamente se recomendó no entrar al mar y se cerraron reservas marinas que reciben turistas71 Se esperaba el arribo de las olas a eso de las 16:00 (22:00 GMT), aunque rápidamente se descartó la posibilidad de que golpearan con fuerza. Poco después de la llegada del oleaje (olas de no más de 50cm), la Comisión Nacional de Emergencias costarricense levantó la alerta de tsunami72 Aunque en principio no se supo de ningún efecto, pocos días después llegaron los informes de pequeños botes de pesca artesanal destruidos al chocar con la costa. Pero lo más impactante fue el reporte del daño a una joya marítima del país. Un tómbolo con forma de cola de ballena ubicado en el Pacífico Central desapareció.73 Este tómbolo se produce por la convergencia de dos corrientes con distinta dirección, sin embargo, las olas del Tsunami causaron el cambio en una de ellas, por lo que en este momento no convergen evitando que se muestren los más de 400m de tierra que formaban el canal seco. Las autoridades aún no han recibido informes científicos, por lo que no se sabe si el suceso será permanente o solo temporal.74
  • Bandera de Ecuador Ecuador. El fuerte oleaje llegó hasta las Islas Galápagos a las 18:00 locales (00:00 GMT), el mar se retiró unos 30 metros y luego alcanzó algunas zonas urbanas, donde provocó daños materiales pero no peligraron las vidas humanas debido al operativo.75
  • Flag of El Salvador.svg El Salvador. El Gobierno salvadoreño emitió una alerta tras la noticia del terremoto ante un posible incremento del oleaje en la costa del territorio, pero la advertencia fue suspendida después de que los efectos fueran ligeros alrededor de las 16:00, hora local.76 77
  • Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos. Se registró un muerto y algunas pérdidas materiales en las costas de Oregón. Los pescadores registraron a su vez daños materiales en sus botes, y se llevó a los turistas a los plantas altas de los hoteles.78 También se encontró un incremento inusual en la radiación sobre algunas costas de California, el gobierno ha alentado a la población en no preocuparse ya que la cantidad radioactiva no es dañina a la población.79 80
  • Bandera de Guatemala Guatemala. Las jornadas escolares en colegios cercanos a la costa fueron suspendidas, al igual que la pesca artesanal. Las costas permanecieron bajo la alerta amarilla. Sin embargo tampoco hubo daños ni olas de gran magnitud por lo que el gobierno levantó la alerta.81
  • Bandera de Indonesia Indonesia. Una persona muerta y destrucción de varias viviendas y al menos un puente en la provincia de Papúa.82
  • Bandera de México México. En México se registro olas de hasta un metro de altura y no registraron mayores problemas.83

Reacción internacional

Diferentes países han expresado su solidaridad con el pueblo nipón, y algunas ya han enviado ayuda.

  • Bandera de Afganistán Afganistán. Donó 50.000 dólares a Japón, una donación muy notable, dadas las circunstancias de la nación devastada por la guerra de Afganistán.[cita requerida]
  • Bandera de Canadá Canadá. Mandó aviones de C.A.F (Canadian Air Force: Fuerza Aérea Canadiense), y con la ayuda de Francia[cita requerida] pudo mandar 56.000 dolares y 1500 toneladas de comida.[cita requerida]
  • Bandera de la República Popular China China. Ha enviado 167.000 dólares EE.UU. en ayuda, así como un equipo de rescate de 15 miembros, el 13 de marzo.[cita requerida]
  • Bandera de Corea del Sur Corea del Sur Envío de cinco miembros de los Servicios de Rescate Nacional y dos perros de rescate, y un grupo posterior de 102 trabajadores de rescate.[cita requerida]
  • Bandera de Ecuador Ecuador. Envió 12.000 dólares USD a las regiones, cerca de Sendai, y mandó un 15% de la F.A.E (fuerza aérea ecuatoriana) a todo el resto de las regiones afectadas de Japón por el tsunami.[cita requerida]
  • Bandera de México México. México envió un equipo de búsqueda y rescate. La brigada está compuesta por ocho expertos en búsqueda y rescate, dos ingenieros especialistas en evaluación de estructuras y cinco perros, según una nota de la Embajada de México en Tokio.89 90
  • Bandera del Reino Unido Reino Unido. Envió 70 equipos de rescate, incluyendo además 2 perros de búsqueda, un equipo de apoyo médico y 11 toneladas de equipo de rescate especializado.91 92 En ese país la información acerca de lo que lo ha sido descrito como una catástrofe ha dominado las noticias por varios días, centrandose en los efectos humanos y económicos. Por ejemplo, ha recibido mucha divulgación el comentario del primer ministro japonés que esto es “La peor crisis en el Japón desde la Segunda Guerra Mundial”.93 Posteriormente las noticias y comentarios comenzaron a incluir una preocupación acerca de un posible desastre nuclear.94
  • Bandera de Rusia Rusia. Japón pidió a Rusia, que controla la petrolera Gazprom, el suministro adicional de gas natural licuado, la compañía estaba buscando la manera de desviar dos buques, o toneladas 150.000, que se encontraban en otros contratos, hacia Japón. El ministro de Emergencias ruso Irina Andrianova confirmó el envío de Rusia de un helicóptero Mi-26, junto con un equipo de 50 rescatistas a la búsqueda de sobrevivientes, y más ayuda. Logró enviar 90.000 toneladas de comida, ropa y útiles de aseo. Y mandó 250.000 dólares USD para intentar reconstruir la población de Sendai que quedó arruinada. E incluso la Русские Международной федерации футбола (La Federación Rusa de Futból Internacional), sus jugadores y la Selección Rusa de Fútbol, dieron lo que ganaban con cada partido a los afectados de Japón.[cita requerida]
  • Flag of Switzerland.svg Suiza. También envió ayuda a Japón.87
  • Flag of the Republic of China.svg Taiwán. El presidente Ma Ying-Jeou ordenó el gobierno de la República de China a donar 100 millones de NT$(equivalente a cerca de 300 millones de yenes japoneses o 3.3 millones de dólares EE.UU.). El Ministerio de Interior envió un equipo de rescate de 28 miembros el 14 de marzo. Además, de un equipo médico oficial. Algún otro mandatario de Taiwán y las organizaciones de caridad también han enviado donaciones y ayuda a Japón.[cita requerida]
  • Bandera de Uruguay Uruguay. El gobierno de Uruguay envió 4.600 latas de corned beef para ayudar a los damnificados por el tsunami.95
  • Bandera de Venezuela Venezuela. Donó gasolina, para así continuar con el desplazamiento en Japón y hacer mas rápida la búsqueda de víctimas perdidas.[cita requerida]

 Véase también

 Referencias

  1. a b c d «Magnitude 9.0 – NEAR THE EAST COAST OF HONSHU, JAPAN» (11 de marzo de 2011).
  2. «Latest Earthquakes M5.0+ in the World – Past 7 days» (18 de marzo de 2011).
  3. .
  4. 気象庁 Japan Meteorological Agency. «平成23年3月11日14時46分頃の三陸沖の地震について(第2報) 気象庁 | 平成23年報道発表資料». Jma.go.jp. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  5. a b c d «Magnitude 8.9 – NEAR THE EAST COAST OF HONSHU, JAPAN 2011 March 11 05:46:23 UTC». United States Geological Survey (USGS). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  6. USGS. «Magnitude 8.9 – NEAR THE EAST COAST OF HONSHU, JAPAN». Consultado el 11 de marzo de 2011.
  7. USGS (13 de marzo de 2011). «USGS WPhase Moment Solution – NEAR EAST COAST OF HONSHU, JAPAN» (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  8. «震災の揺れは6分間 キラーパルス少なく 東大地震研». Asahi Shimbun (17 March 2011). Archivado desde el original, el 18 April 2011. Consultado el 18 March 2011.
  9. Japan Meteorological Agency (2011). «Tsunami Warnings/Advisories». Consultado el 9 de marzo de 2011.
  10. «8.9 Earthquake in Japan, Tsunami Warning to Russia, Taiwan and South East Asia» (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  11. «Japan quake – 7th largest in recorded history» (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  12. «Volcán entra en erupción en Indonesia tras terremoto en Japón», EFE, emol.com, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  13. (12/03/2011). Consultado el 14 de marzo de 2011. «Kenneth Hudnut, geofísico del USGS, reportó a CNN que una de las estaciones GPS ubicadas en Japón se desplazó 2,4 metros, y observaron además, un mapa de la Autoridad de Información Geoespacial (GSI) mostrando un patrón de desplazamiento sobre un área extensa que es consistente con el desplazamiento de la estación.». http://www.venelogia.com/archivos/5534/#content
  14. «Earth’s day length shortened by Japan earthquake» (13 de marzo de 2011). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  15. Foster, Peter.«Alert sounded a minute before the tremor struck», The Daily Telegraph.
  16. «地震情報 – 2011年3月10日 15時6分 – 日本気象協会 tenki.jp» (en japonés).
  17. «地震情報 – 2011年3月11日 15時15分 – 日本気象協会 tenki.jp» (en japonés).
  18. «地震情報 – 2011年3月11日 15時26分 – 日本気象協会 tenki.jp» (en japonés).
  19. «Earthquake Information» (en inglés). Japan Meteorological Agency. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  20. Reilly, Michael (11 de marzo de 2011 17:22 GMT). «Japan’s quake updated to magnitude 9.0. Short Sharp Science» (en inglés). New Scientist. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  21. «Tsunami warning center raises magnitude of Japan quake to 9.1» (en inglés). Honolulu Star-Advertiser. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  22. Maugh, Thomas H. «Size of Japan’s quake surprises seismologists» (en inglés). latimes.com. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  23. «地震調査委 想定外の連動地震 NHKニュース» (en japonés). .nhk.or.jp. Consultado el 12 de marzo de 2011.
  24. «asahi.com(朝日新聞社):「数キロ内陸まで津波」 東大地震研・佐竹教授 – 東日本大震災» (en japonés). Asahi.com. Consultado el 12 de marzo de 2011.
  25. a b «Japan issues top tsunami warning after major quake», MediaCorp Channel NewsAsia, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011 (en inglés).
  26. «Alerta de Tsunami en Hawái». Servicio Meteorológico Nacional (11 de marzo de 2011). Archivado desde el original, el 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  27. «Terremoto provoca varios heridos en Japón, tsunami», Reuters, 11-03-2011.
  28. «Se observa un Tsunami de 10 metros en el área cercana a Sendai, en la Prefectura de Miyagi», The Mainichi Daily News, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  29. «Terremoto de magnitud 9 provoca un tsunami masivo», Herald Sun, Associated Press. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  30. «Alerta de Tsunami en Hawái». Servicio Meteorológico Nacional (11 de marzo de 2011). Archivado desde el original, el 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de Marzo de 2011.
  31. «Ya son 9.523 los muertos y 16.094 los desaparecidos por la catástrofe de Japón».
  32. «Más de 200 personas muertas por maremoto en Sendai», EFE, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  33. a b «Japón descarta fugas nucleares tras terremoto de casi 9 grados», Deutsche Presse-Agentur, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  34. Los japoneses dan ejemplo de civismo ante la tragedia
  35. a b La Razón.«Kan dice que el estado de la planta de Fukushima sigue siendo «alarmante»»(html), EFE, larazon.es, 13 de marzo de 2011. Consultado el 13 de marzo de 2011.
  36. Emergencia en planta nuclear de Japón, sin pérdida Reuters América Latina, viernes 11 de marzo de 2011 11:13
  37. Personal de la Agencia Japonesa de Seguridad Industrial y Nuclear han informado que los niveles de radiactividad son mil veces superiores a los normales. El Mundo
  38. Se derrumba parte del edificio de la central nuclear de Fukushima después de una explosiónhttp://www.rtve.es
  39. Kyodo News English. [1] Radiation 1,000 times higher than normal detected at nuke plant, March 11, 2011, 9:40pm (GMT)
  40. http://www.cnn.com/2011/WORLD/asiapcf/03/11/japan.nuclear/index.html?hpt=T1
  41. News blog on earth quake events, CNN, March 12, 2011 entry of 0:45 E.T.
  42. Graves problemas en dos centrales nucleares de Fukushima fuerzan una evacuación masiva
  43. Autoridades japonesas no descartan fusión en planta nuclear de Fukushima
  44. Se derrumba parte del edificio de la central nuclear de Fukushima después de una explosión Se derrumba parte del edificio de la central nuclear de Fukushima después de una explosión
  45. CNNAutoridades en Japón creen se produjo la fusión nuclear en dos reactores», cnn.com, Sábado, 12 de marzo de 2011 a las 23:45 (hora de México). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  46. Méndez, Rafael.«El Gobierno teme que se produzca una nueva explosión en la planta nuclear de Fukushima»(html), elpais.com, 13/03/2011. Consultado el 13 de marzo de 2011.
  47. «Fukushima vive el peor accidente nuclear desde Chernóbil», elpais.com, 12 de marzo de 2011. Consultado el 12 de marzo de 2011.
  48. Fukushima nuclear plant blast puts Japan on high alert (en inglés).
  49. Huge blast at Japan nuclear power plant (en inglés).
  50. El País "Japón sitúa a Fukushima al nivel de Chernóbil " Publicado y consultado el 12 de abril de 2011.
  51. «Fire at Tohoku Elec Onagawa nuclear plant -Kyodo», Reuters, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  52. http://www.lasegunda.com/Noticias/Internacional/2011/03/631847/Japon-declara-emergencia-nuclear-por-incendio-en-centrales-tras-terremoto
  53. «Fears of massive death toll as ten-metre tall tsunami races across Pacific after sixth largest earthquake in history hits Japan», Daily Mail, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  54. Simon Hradecky (11 de marzo de 2011). «News: Tsunami rolls through Pacific, Sendai Airport under water, Tokyo Narita closed, Pacific region airports endangered» (en inglés). Avherald.com. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  55. «Massive Tsunami Submerges Towns, Washes Away Houses, Cars», Nikkei, Saturday, March 12, 2011.
  56. http://www.flightglobal.com/blogs/the-dewline/2011/03/earthquake-devastates-japan-f-.html
  57. Kyodo News, "USS Reagan on way", Japan Times, 13 March 2011, p. 2.
  58. Elio, Jesús. El País "El terremoto le costará a Japón dos décimas de crecimiento" Consultado y publicado el 12 de abril de 2011.
  59. Reuters 10:05AM GMT 11 Mar 2011 Comments. «Japan earthquake: market reaction». Telegraph. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  60. a b The World Reporter. «Impact on Economy after Japanese Earthquake, Tsunami». The World Reporter. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  61. «Erdbeben Japan: Riesige Flutwelle spült Trümmer übers Land» (en german). Zeit Online (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  62. «Oil prices drop after Japan quake». Raidió Teilifís Éireann (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  63. «FS warns of quake impact on shares». RTHK (12 de marzo de 2011). Consultado el 12 de marzo de 2011.
  64. Reinoso, José. El País. "La industria del ‘sushi’ tiembla". Publicado y consultado el 12 de abril de 2011.
  65. (14 de marzo de 2011). Consultado el 14 de marzo de 2011.
  66. スケート連盟:世界フィギュアの開催地変更 Mainichi.jp
  67. «Germany pulls out of skating worlds in Japan», Associated Press, usatoday.com, 13 de marzo de 2011. Consultado el 13 de marzo de 2011.
  68. Reportaje Radio Cooperativa – Versión Online
  69. Comunicado ONEMI – Chile a las 04:00 AM (GTM -3)
  70. Noticias Caracol, edición de las 7:00 de la noche
  71. Alerta de Tsunami en Costa Rica – Yahoo News
  72. Nota de extratv42.com
  73. Nota de blog cetaceosyfauna.wordpress.com
  74. Nota del periódico local tico La Nación
  75. Yahoo.«El mar se retira 30 metros en las Islas Galápagos con la llegada del tsunami», Yahoo España. Noticias, 12 de marzo de 2011 (0:45 hora española, 23:45 UTC/GMT). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  76. EDH: Protección Civil confirma habrá "pequeño tsunami" en el país
  77. Prensa Latina: Suspenden advertencia por tsunami en El Salvador
  78. Oleaje en EUA mata a una persona
  79. [2]
  80. http://lta.reuters.com/article/worldNews/idLTASIE72H0YC20110318
  81. Yahoo.«El tsunami del seísmo de Japón llega debilitado a América Latina», Yahoo España. Noticias, 12 de marzo de 2011 (14:45 hora española, 13:45 UTC/GMT). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  82. Fallece una persona en Indonesia a causa del tsunami generado por el terremoto de Japón
  83. Noticia en ElPaís.com El tsunami no se ceba con América
  84. «Erdbeben in Japan – Angst vor der Kernschmelze – Panorama – sueddeutsche.de», Süddeutsche Zeitung. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  85. La Presidente de Argentina ordena cooperación de Cascos Blancos
  86. Conforman equipo de Cascos Blancos para ayudar en terremoto de Japón
  87. a b c d Noticias NTN24 "La mañana", con Claudia Gurizati. 12/03/2011.
  88. CNN en español 7:00 PM 12/03/2011.
  89. México envía rescatistas para ayudar en terremoto de Japón
  90. Protección Civil Jalisco envía ayuda a Japón
  91. «UK sends 70 rescuers».
  92. «UK team joins quake rescue efforts».
  93. por ejemplo: The Guardian: Earthquake and tsunami ‘Japan’s worst crisis since second world war’
  94. Por ejemplo: The Guardian (13-3-2011): Tsunami, earthquake, nuclear crisis – now Japan faces power cuts
  95. Artículo Diario El País (30/03/11)

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

3 mayo, 2011 at 14:48

Publicado en JAPON, TERREMOTO

La muerte reciente de Osama Bin Laden, un gigantesco montaje de Obama y la CIA?

leave a comment »

La gran mentira de Obama… ?

Madrid, 2 de mayo de 2011. José Antonio Osorio Rodríguez, redaccion opiniondigital.es, joseantonio@opiniondigital.es

El premio Nobel y presidente norteamericano Hussein Barack Obama miente al mundo. Es de sobras conocido que Osama Bin-Laden lleva muerto al menos desde el año 2007.

El mayor patrimonio de una nación es su credibilidad, y los USA la han dilapidado. Lo más inquietante no es lo que hacen, sino otra cosa. Esta gente nunca da “puntada sin hilo” y me temo que se esté preparando algo y esto sea una pre- constitución de prueba que justifique algún tipo de evento posterior.

Deberíamos hacernos  varias preguntas sobre la noticia del día que es la presunta muerte de Osama Bin-Laden a manos de un comando SEAL de la US-Navy.

Sobre todo porque es de sobras conocido que Osama Bin-Laden lleva criando malvas al menos desde el año 2007 como poco. Lo sabemos no por ciencia infusa sino a raíz  de un vídeo que recoge la última entrevista que hizo la ex primera ministra paquistaní Bennazir Buttho al presentador Sir. David Frost (ExBBC) el 2 de Noviembre de ese año para la cadena de televisión quatarí Al-Jazzera, justo antes del atentado que le costó la vida.

En ella Bennazir Buttho, entre otras muchas cosas, desveló que Osama Bin-Laden había sido muerto por el británico de nacimiento Omar Sheikh (Por cierto este vídeo lo emitió CENSURADO la BBC).

Ahmed Omar Saed Sheikh, alias "Mustafa Muhammad Ahmad" que  según el  libro  “In the line of fire” del ex – presidente paquistaní Pervez Musharraf fue reclutado por el  MI6 británico mientras estudiaba en Londres ciencias económicas habiendo servido como agente durante la guerra en los Balcanes implicándose en acciones jihadistas y convirtiéndose probablemente en agente doble por aquel entonces, antes de trabajar para el ISI (Servicio secreto paquistaní).

Este individuo aparece implicado en numerosos atentados terroristas incluida la decapitación de varios compatriotas británicos suyos entre otros.

No tengo porque dudar de la palabra de Bennazir Buttho, la que fue dos veces primera ministra de un país musulmán (Paquistán) e iba a por la tercera cuando la asesinaron, descendiente de la saga familiar de Alí Buttho y cuyo marido es el actual presidente paquistaní.

Si tengo dudas sobre la película que nos presenta Barak Hussein Obama ahora mismo, con una operación de comandos navales que matan a Osama Bin-Laden y tiran su cuerpo al mar, mientras por internet circula una foto trucada del supuesto cadáver.

Más complicado es creer a un país que lleva mintiendo al mundo desde el principio, y no hablo ya de las serias y fundadas dudas sobre la versión oficial de los atentados del 11-S sino de algunas probadas fehacientemente como la mentira de las armas de destrucción masiva iraquíes que incluso el ex – presidente George Walker Bush admite que no existían en su libro autobiográfico “Decission points”.

Estados Unidos y, en particular, su presidente George W. Bush habían inflado deliberadamente informes de inteligencia y habían mentido sobre las armas de Iraq para justificar una invasión del país. El Center for Public Integrity afirmó que el gobierno del presidente Bush hizo un total de 935 declaraciones falsas entre 2001 y 2003 sobre la supuesta amenaza de Iraq a los Estados Unidos.

Bush hizo a sabiendas 232 declaraciones falsas sobre las armas de destrucción masiva y otras 28 sobre las supuestas relaciones de Iraq con al-Qaeda. La construcción de una poderosa bomba nuclear por parte de Sadam era algo inminente, aseguraban diariamente portavoces del Pentágono, del Departamento de Estado y la Casa Blanca, aseveraciones que eran repetidas sin matiz alguno por Tony Blair, José María Aznar y el resto de cómplices.

En septiembre de 2002 el Congreso aprobaba por amplia mayoría el uso de la fuerza contra Iraq. De nada valían los informes sobre el terreno de los cientos de expertos de la ONU dirigidos por Hans Blix, en los que se aseguraba que Iraq no contaba con la capacidad armamentística que se le adjudicaba, que gran parte de su arsenal había sido destruido en la Guerra del Golfo y que los constantes controles a los que era sometido imposibilitaban el desarrollo de armas de destrucción masiva.

“La verdad es la primera víctima de una guerra”, dijo el congresista estadounidense Hiram Johnson en 1917. El presente artículo da cuenta de un hecho propagandístico, una mentira fríamente calculada, que logró conmocionar a la opinión pública norteamericana con el fin de que el gobierno de George Bush (padre) lograse su apoyo para intervenir en la Guerra del Golfo de 1990.

Para que la opinión pública de Estados Unidos estuviese a favor de una intervención de su país tras la Guerra Fría y después del trauma que dejó enesta sociedad la Guerra de Vietnam, el Gobierno necesitaba inventarse una razón de peso para lanzarse a su aventura militar en Irak y como parece ser su estilo, la ausencia real de tal razón nunca fue un obstáculo.

Esta “razón” fue proporcionada Hill & Knowlton, una gran compañía publicitaria de la época y que se dicen que era también “especialista en maquillar dictaduras”. Esta empresa fue contratada por el gobierno kuwaití. Necesitaban ponerle cuernos y rabo a Sadam Hussein y al ejército iraquí, así es que el “testimonio” de una joven enfermera de un hospital kuwaití salió en todas las pantallas de televisión relatando que el ejercitó iraquí había entrado en su hospital y había desconectado y robado  todas las incubadoras que allí había, dejando a 312 recién nacidos muriendo en el suelo. La joven lloraba desconsolada.

Dieron un gran golpe de efecto. Saddam era satanás, Irak el averno y la opinión pública norteamericana lloraba exigiendo que su país salvase a Kuwait; la guerra se convirtió entonces en un necesario “rescate para restaurar la democracia”. Stauber y Rampton escriben: "Todo gran evento propagandístico necesita lo que los periodistas llaman el –gancho-, algo que provoca una fuerte reacción emocional y hace que la noticia no se olvide. En el caso de la guerra del Golfo, el –gancho- lo inventó Hill & Knowlton".

Investigado el caso, se ha dado cuenta de que este testimonio fue una invención: la joven que relató la dramática historia no era otra que la hija del embajador de Kuwait en Estados Unidos –miembro de la familia real de aquel país–, que además no se encontraba allí en el momento de los supuestos hechos, y varias entrevistas a trabajadores de aquel hospital niegan rotundamente la masacre. Incluso Amnistía Internacional tuvo que rectificar las declaraciones que había hecho al respecto.

Podría seguir enumerando embustes con origen en el gobierno de los EE.UU pero cualquiera puede entretenerse con google buscando ejemplos y no considero necesario alargar más este artículo. Solo quiero reseñar que si el mayor patrimonio de una nación es su credibilidad, entonces los USA tienen un gravísimo problema ya que la han dilapidado y no les queda ni una pizca. ¿Por qué iban a cambiar su costumbre y decir la verdad ahora contándonos una historia de “hazañas bélicas” con un comando naval que mata a Bin-Laden sin sufrir ni una baja, se lo lleva y tira el cadáver al mar?

Creo más las palabras de Bennazir Buttho que las de Barak Hussein Obama o cualquier otra fuente oficial norteamericana. No se puede engañar continuamente a todo el mundo y pretender hacerlo con historias tan inverosímiles como estas.

Lo que más me inquieta no es lo que hacen, sino otra cosa. Esta gente nunca da “puntada sin hilo” y me temo que se esté preparando algo y esto sea una pre-constitución de prueba que justifique algún tipo de evento posterior. Lo que nos debe ocupar ahora es el porqué hacen esto y lo hacen precisamente ahora… ¡Ojo con los próximos acontecimientos!

José Antonio Osorio Rodríguez

http://www.opiniondigital.es/articles/189-La-gran-mentira-de-Obama.asp

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

3 mayo, 2011 at 14:45

Publicado en EEUU, MANIPULACION

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 41 seguidores