SOCIOLOGIA, TEORIA Y PRACTICA…

Sociología, Economía, Política, Cultura

Los Chilenos según Jaime Bayly… una visión que duele a muchos y que comparten algunos, o no?

with 10 comments

Los chilenos

Autor: Jaime Bayly

Echado en su cama del hotel Ritz, agobiado de ver los programas de bailes simiescos en la televisión chilena, harto de ver los noticieros que hacen alarde de algún mínimo triunfo deportivo de algún chileno en alguna competencia internacional, apelmazado por las noticias espesas de El Mercurio y levemente irritado por el aire arribista y trepador de La Tercera, hastiado en fin del aire chileno enrarecido que respira a la espera de que aparezca su víctima más preciada, esa mujer esquiva y misteriosa, Alma Rossi, que no aparece y que tal vez nunca aparecerá, Javier Garcés piensa que no tiene nada en particular contra los chilenos, pero tiene mucho en general contra los chilenos. No he sido nunca un peruano con fobia a lo chileno, lastrado por el viejo rencor de la guerra perdida, acomplejado porque ellos prosperaron y nosotros seguimos rezagados y debatiendo con aspereza asuntos que ellos ya zanjaron con inteligencia.

No soy antichileno, se dice Garcés. Pero estos días en Santiago, unos días en los que ya he matado a dos chilenos con tan exquisita fruición, me han permitido tener una percepción más exacta de lo que son en promedio los chilenos, y me han permitido por tanto sentir que los chilenos naturalmente me caen mal, aunque no tan mal como mis compatriotas, los peruanos. Pero los chilenos me caen mal, esto está claro ahora y no estaba claro antes, cuando solía venir a menudo a Santiago, a Viña, a Cachagua, a Valparaíso, a Zapallar, a presentar mis libros y dar conferencias sosas. Me caen mal porque son falsos, hipócritas, fariseos, taimados. Me caen mal porque simulan ser conservadores cuando son libertinos. Me caen mal porque fingen ser honrados cuando son tan tramposos como los argentinos (sólo que más discretamente). Me caen mal porque son por naturaleza pérfidos, desleales. No puedes creer en ellos. No te dicen nunca lo que están pensando. Te dicen algo retorcido y fraudulento para obtener algún beneficio generalmente monetario. Les gusta demasiado el dinero. Venden a su madre por dinero (yo no vendo a mi madre por dinero porque la amo y porque vivo del dinero de mi madre, que es una razón más para amarla). Son trepadores, arribistas, y lo peor es que han trepado y ya se sienten más arriba que los demás y te miran para abajo.

Y si bien han sabido hacer dinero y sobre todo ahorrarlo, esconden dos defectos que me resultan particularmente despreciables: son avaros, tacaños, miserables, son roñosos, son trémulos y cobardes para gastar, guardan la plata por falta de audacia, por pusilánimes, porque piensan en su jubilación, no en darse la gran vida, como los argentinos, que no ahorran un carajo pero se divierten mucho más. Y luego me irrita que los chilenos miren ahora para abajo a sus vecinos sólo por esa sensación de bonanza que los embarga cuando antes debieran mirarse al espejo. Perdón por la franqueza, pero si elijo a un chileno al azar, es feo, es un guiñapo, es un enano contrahecho, es sujeto de facciones como cuchillos afilados, es feo como una patada en los testículos. Y a pesar de eso, se sienten lindos, se sienten regios, se sienten estupendos, se sienten Primer Mundo. Primer Mundo, los cojones. Son sólo una tribu más, una tribu como la argentina, como la peruana, como la uruguaya, sólo que, como les da miedo divertirse y gastar el dinero, como ahorran por instinto conservador, son ahora una tribu pujante que sale a comprar negocios en las tribus vecinas. Pero eso no los hace mejores, los hace más odiosos porque se permiten un aire de superioridad, una mirada condescendiente, y son sólo unos rotos culiaos, con perdón por la ordinariez. No tengo nada contra los chilenos en particular, y tengo amigos chilenos, y conozco a chilenos encantadores en Santiago y en Lima y en Madrid, pero tantos días de reclusión en el Ritz y de minuciosa contemplación de los hábitos y costumbres chilenos me llevan a esta severa conclusión: en general, los chilenos me caen como el culo y cuando los escucho hablar con esa tonadilla tan insoportable me caen aún peor.

Prefiero mil veces a los argentinos. Prefiero mil veces a los colombianos. Prefiero cien mil veces a los uruguayos. Los chilenos suelen ser falsos, lambiscones, desleales, buenos para la intriga y el chisme, ensimismados contando sus pesitos revaluados, de pronto orgullosos de la tribu a la que pertenecen porque un tenista gana un puto partido o porque van al mundial de fútbol y vuelven a perder con Brasil, tanto nadar para morir ahogados. Javier Garcés piensa que un chileno promedio es tan feo como un peruano promedio y tan mentiroso como un peruano promedio aunque menos haragán que un peruano promedio, pero eso que algunos encuentran meritorio, el espíritu laborioso y pujante y emprendedor del chileno promedio, es lo que a Garcés le inflama o irrita un tanto los cojones. Porque, se dice Garcés, el chileno no es bueno como amigo, te traiciona casi siempre, y tampoco es bueno como socio, te quiere sacar ventaja casi siempre, y tampoco es bueno para el vicio, porque les sale el pudor y la mojigatería y cada tres calles hay una estatua al fascista santificado de Escrivá de Balaguer. Lo que no sé, piensa Garcés, es si la mujer chilena es buena para culear. Y está claro que, en promedio, una chilena está más buena que una peruana, aunque nunca más buena que una argentina, pero sí he visto estos días en Santiago a no pocas chilenas a las que les empujaría la verga, gustoso.

En conclusión, los chilenos me caen como el culo pero me gustaría darle por el culo a una chilena y hacerla mi rota culiá, piensa Garcés, y toma una copa de champagne, y piensa a cuál de sus amigas chilenas debería llamar para invitarla a cenar y tratar de llevársela a la cama. El problema es que todas están casadas, se detiene a pensar. Aunque esto, bien mirado, puede no ser un problema en modo alguno, porque si hay una tribu llena de cornudos es la chilena: hay que ver lo papanatas que son los chilenos para dejarse engañar por sus mujeres, hay que ver lo astutas y mitómanas y putitas que son las ricas chilenas casadas para buscar un buen pedazo de verga fuera de casa, habrá que ir llamando a mis amigas chilenas a ver cuál me presta un rato su culito, piensa Garcés. Chilenos del orto: ¿todo el puto día tienen que estar bailando tonadillas afiebradas brasileras en televisión? Tengo que salir a caminar, piensa Garcés, y seca la copa de champagne y apaga el televisor, harto de esa chusma de putas y maricas y animadores vocingleros y concursos de bailes simiescos. Y después dicen que son alemanes o ingleses estos huevones, piensa Garcés, en el ascensor: los chilenos son tan bárbaros y feos como nosotros los peruanos, basta de hipocresías.

[pedimos perdón por poner algunos puntos aparte para facilitar la lectura]

(Fragmento de Morirás Mañana 2, El Misterio de Alma Rossi, novela que será publicada por Alfaguara después del verano y está ambientada en Santiago, Viña del Mar, Reñaca y Zapallar).

Perú21.pe

Tags: , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

7 marzo, 2011 a 4:25

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Señor Bayly:

    Le escribo con mucho respeto desde Chile. Tengo 22 años y me da una vergüenza tremenda ver como puede caer tan bajo, un tipo al que siempre creí inteligente y de buenos principios.

    Es lamentable, que una persona con intereses políticos (que supuestamente son de servicio publico), recurra a la creación (o al agigantamiento) de conflictos entre 2 países. Lo digo porque usted bien deberá saber, que tanto en Chile como en Perú, la gente xenofóbica o más bien, la gente que odia al del otro país respectivo, lo hace por falta de conocimientos, por tener un bajo nivel de educación, por tener una cultura pobre alimentada de personajes como usted, que solo aprovechan hacer esta especie de lavado de cerebro a gente mas vulnerable para conseguir popularidad y seguidores (ya que con poca educación es fácil para una persona que está sobre el promedio hacer que otra cambie su manera de pensar respecto a algo).

    “Recuperemos el Huascar”… Me parece patético que hayan pasado más de 100 años y personas como usted solo busquen seguir sembrando el odio y el rencor entre países hermanos.

    Espero que estas palabras lleguen a usted y si no, que lleguen a alguna persona que sienta que hay conflicto de parte de los chilenos o contra nosotros…

    Cambiemos el mundo ayudando todos un poco.

    Un abrazo a todos los hermanos de Perú.

    Sergio Aldunate
    Santiago, Chile

    Sergio

    10 marzo, 2011 at 15:42

  2. Hola Sergito, no quería ofender pues, es sólo un personaje de novela el que habla ya que mi opinión personal de los chilenos es aún peor. Muchos de tus paisanos me han telefoneado diciendo que nunca nadie los había descrito tan bien, aunque duela… mira les he dado un poco de la identidad de la que carecen: he contribuido un poco a describir vuestros rasgos de nación. No te enojes y anda corriendo a compar mi libro como los hueones de tus paisanos…

    Jaime Bayly

    18 marzo, 2011 at 9:30

    • Hola, si eres Jaime Bayly, felicitaciones por tu libro y esa visión de los chilenos; muchos de éstos son más ácidos aún que tu personaje, y merecidamente… gracias entonces por tu generosidad, y que tengas un excelente éxito de ventas. Yo mismo lo compraré como tantos otros “weones” chilenos… un abrazo

      Eduardo Aquevedo

      18 marzo, 2011 at 11:55

  3. Sr. Jaime Bayly, reciba usted mis más sinceras felicitaciones por plasmar una imagen tan real sobre la forma de ser de los chilenos. Soy un extranjero que tengo varios años viviendo en Santiago y sé que los chilenos son tal como usted los ha descrito; desde esa extraña manía de exaltar cualquier pequeño logro deportivo de algún chileno en competencias internacionales, como lo tramposos y poco sinceros en sus tratos con sus semejantes. Lo peor de todo es que muchos (por no decir, la mayoría) no se dan cuenta que son así, ya que para ellos es normal, ser chismosos, envidiosos y traicioneros… Viviendo aquí, entendí por qué en mi país, una de las estafas más “avanzadas” se le denomina “Paquete Chileno”…

    Saludos,

    Mr. Brooks.

    Mr. Brooks

    24 marzo, 2011 at 19:44

  4. Estimado, los chilenos podemos tener varias de las “cualidades” que ud menciona, pero tambien tenemos grandes virtudes a las que ud no hace mencion… el odio que siente por nosotros lo ciega y no le permite ver mas alla… toda la descripcion que hace de nosotros es tan aburrida, tube que leer tanto¡¡¡ para resumirlo en dos frases…que mal escribes para se un profesional del medio… (NUNCA pagaria por un libro tuyo)…yo en cambio solo soy un cuadrado ingeniero y se que lo mio no es escribir

    ….eres una lata, muy negativo y muy depre… comprate otra vida…

    … la descripcion que haces de nosotros la puedes exportar a muchos paises y te aseguro que tambien los representara en todo o en cierta medida…. solo un leso (como tu) puede estar de acuerdo con tu forma ta limitada de ver las cosas, ves todo en blanco, negro y a lo mas gris….existen miles de colores no puedes generalizar tanto.

    Ricardo

    Ricardo Hernandez

    13 julio, 2011 at 15:53

  5. mire caballero algunas personas molestan a otras diciendole que son maricas siendo que ellos son, usted es es caso de este ejemplo pero con otras palabras si eres feo no se lo digas al chile y yo soy chilena y me molesto que somos buenas para “culear” a lo mejor tu mujer sera asi solo estas como decirlo “picado” por que hemos avanzado y ustedes se han quedado atras y no les devolveremos el huascar asi que por favor no seas patetico insultando a tus paises vecinos autocriticate y despues critica

    Tihare Gonzalez Torres

    10 noviembre, 2011 at 22:31

  6. shiss! Quien habla de machista…! Mas respeto con la mujer chilena o de donde venga! Son mujeres o acaso te parió una perra??

    Alex

    28 febrero, 2012 at 0:05


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: