SOCIOLOGIA, TEORIA Y PRACTICA…

Sociología, Economía, Política, Cultura

Archive for the ‘EUROPA’ Category

P. Krugman: Islandia, el camino que no tomamos (pero que era el mejor…)

leave a comment »

PAUL KRUGMAN 30/10/2011

crisis2008

 

Los mercados financieros están celebrando el pacto alcanzado en Bruselas a primera hora del jueves. De hecho, en relación con lo que podría haber sucedido (un amargo fracaso para ponerse de acuerdo), que los dirigentes europeos se hayan puesto de acuerdo en algo, por imprecisos que sean los detalles y por deficiente que resulte, es un avance positivo.

       

      “Al revés que el resto, Islandia dejó arruinarse a los bancos y amplió su red de seguridad social”

      Pero merece la pena retroceder para contemplar el panorama general, concretamente el lamentable fracaso de una doctrina económica, una doctrina que ha infligido un daño enorme tanto a Europa como a Estados Unidos.

      La doctrina en cuestión se resume en la afirmación de que, en el periodo posterior a una crisis financiera, los bancos tienen que ser rescatados, pero los ciudadanos en general deben pagar el precio. De modo que una crisis provocada por la liberalización se convierte en un motivo para desplazarse aún más hacia la derecha; una época de paro masivo, en vez de reanimar los esfuerzos públicos por crear empleo, se convierte en una época de austeridad, en la cual el gasto gubernamental y los programas sociales se recortan drásticamente.

      Nos vendieron esta doctrina afirmando que no había ninguna alternativa -que tanto los rescates como los recortes del gasto eran necesarios para satisfacer a los mercados financieros- y también afirmando que la austeridad fiscal en realidad crearía empleo. La idea era que los recortes del gasto harían aumentar la confianza de los consumidores y las empresas. Y, supuestamente, esta confianza estimularía el gasto privado y compensaría de sobra los efectos depresores de los recortes gubernamentales.

      Algunos economistas no estaban convencidos. Un escéptico afirmaba cáusticamente que las declaraciones sobre los efectos expansivos de la austeridad eran como creer en el "hada de la confianza". Bueno, vale, era yo.

      Pero, no obstante, la doctrina ha sido extremadamente influyente. La austeridad expansiva, en concreto, ha sido defendida tanto por los republicanos del Congreso como por el Banco Central Europeo, que el año pasado instaba a todos los Gobiernos europeos -no solo a los que tenían dificultades fiscales- a emprender la "consolidación fiscal".

      Y cuando David Cameron se convirtió en primer ministro de Reino Unido el año pasado, se embarcó inmediatamente en un programa de recortes del gasto, en la creencia de que esto realmente impulsaría la economía (una decisión que muchos expertos estadounidenses acogieron con elogios aduladores).

      Ahora, sin embargo, se están viendo las consecuencias, y la imagen no es agradable. Grecia se ha visto empujada por sus medidas de austeridad a una depresión cada vez más profunda; y esa depresión, no la falta de esfuerzo por parte del Gobierno griego, ha sido el motivo de que en un informe secreto enviado a los dirigentes europeos se llegase la semana pasada a la conclusión de que el programa puesto en práctica allí es inviable. La economía británica se ha estancado por el impacto de la austeridad, y la confianza tanto de las empresas como de los consumidores se ha hundido en vez de dispararse.

      Puede que lo más revelador sea la que ahora se considera una historia de éxito. Hace unos meses, diversos expertos empezaron a ensalzar los logros de Letonia, que después de una terrible recesión se las arregló, a pesar de todo, para reducir su déficit presupuestario y convencer a los mercados de que era fiscalmente solvente. Aquello fue, en efecto, impresionante, pero para conseguirlo se pagó el precio de un 16% de paro y una economía que, aunque finalmente está creciendo, sigue siendo un 18% más pequeña de lo que era antes de la crisis.

      Por eso, rescatar a los bancos mientras se castiga a los trabajadores no es, en realidad, una receta para la prosperidad. ¿Pero había alguna alternativa? Bueno, por eso es por lo que estoy en Islandia, asistiendo a una conferencia sobre el país que hizo algo diferente.

      Si han estado leyendo las crónicas sobre la crisis financiera, o viendo adaptaciones cinematográficas como la excelente Inside Job, sabrán que Islandia era supuestamente el ejemplo perfecto de desastre económico: sus banqueros fuera de control cargaron al país con unas deudas enormes y al parecer dejaron a la nación en una situación desesperada.

      Pero en el camino hacia el Armagedón económico pasó una cosa curiosa: la propia desesperación de Islandia hizo imposible un comportamiento convencional, lo que dio al país libertad para romper las normas. Mientras todos los demás rescataban a los banqueros y obligaban a los ciudadanos a pagar el precio, Islandia dejó que los bancos se arruinasen y, de hecho, amplió su red de seguridad social. Mientras que todos los demás estaban obsesionados con tratar de aplacar a los inversores internacionales, Islandia impuso unos controles temporales a los movimientos de capital para darse a sí misma cierto margen de maniobra.

      ¿Y cómo le está yendo? Islandia no ha evitado un daño económico grave ni un descenso considerable del nivel de vida. Pero ha conseguido poner coto tanto al aumento del paro como al sufrimiento de los más vulnerables; la red de seguridad social ha permanecido intacta, al igual que la decencia más elemental de su sociedad. "Las cosas podrían haber ido mucho peor" puede que no sea el más estimulante de los eslóganes, pero dado que todo el mundo esperaba un completo desastre, representa un triunfo político.

      Y nos enseña una lección al resto de nosotros: el sufrimiento al que se enfrentan tantos de nuestros ciudadanos es innecesario. Si esta es una época de increíble dolor y de una sociedad mucho más dura, ha sido por elección. No tenía, ni tiene, por qué ser de esta manera. –

      PAUL KRUGMAN

      Paul Krugman es profesor de Economía en Princeton y premio Nobel 2008. 2001. New York Times Service. Traducción de News Clips.

      Anuncios

      Krugman: cuando la austeridad falla… (sobre la crisis griega y otras)

      leave a comment »

      PAUL KRUGMAN 24/05/2011

       

      A menudo me quejo, con razón, sobre el estado del debate económico en Estados Unidos. Y la irresponsabilidad de algunos políticos -como los republicanos que afirman que el impago de la deuda de Estados Unidos no sería gran cosa- da miedo.

      Pero al menos en EE UU los fanáticos del dolor, aquellos que sostienen que subir los tipos de interés y recortar el gasto público ante el desempleo masivo mejorará de alguna manera las cosas en lugar de empeorarlas, se topan con alguna resistencia de la Reserva Federal y del Gobierno de Obama.

      En Europa, por el contrario, los fanáticos del dolor han estado al mando más de un año, insistiendo en que el dinero prudente y el equilibrio presupuestario son la respuesta a todos los problemas. Detrás de esta insistencia ha habido fantasías económicas, en particular la creencia en el hada de la confianza, es decir, la creencia en que recortar el gasto en realidad va a crear puestos de trabajo, porque la austeridad fiscal mejorará la confianza del sector privado.

      Por desgracia, el hada de la confianza sigue negándose a hacer acto de presencia. Y la disputa sobre cómo manejar la incómoda realidad amenaza con convertir a Europa en el epicentro de una nueva crisis financiera.

      Tras la creación del euro en 1999, los países europeos que habían sido considerados de riesgo, y que por ello se topaban con límites a la cantidad que podían pedir prestada, comenzaron a experimentar enormes entradas de capital. Después de todo, pensaron aparentemente los inversores, Grecia / Portugal / Irlanda / España eran miembros de una unión monetaria europea, así que ¿qué podía salir mal?

      La respuesta a esa pregunta es ahora, por supuesto, dolorosamente evidente. El Gobierno de Grecia, al verse a sí mismo capaz de endeudarse a tipos ligeramente superiores a los de Alemania, asumió demasiada deuda. Los Gobiernos de Irlanda y España no lo hicieron (Portugal está en un punto intermedio), pero sus bancos sí, y cuando la burbuja estalló, los contribuyentes se encontraron atrapados por las deudas bancarias. El problema se agravó por el hecho de que el auge de 1999 a 2007 dejó los precios y los costes en los países deudores lejos de los de sus vecinos.

      ¿Qué hacer? Los líderes europeos ofrecen préstamos de emergencia a las naciones en crisis, pero solo a cambio de promesas de imponer programas de austeridad salvaje, principalmente con enormes recortes de gastos. Las objeciones acerca de que estos programas se autodestruyen -no solo causan un gran daño directo, sino que también podrían, por el empeoramiento de la crisis económica, reducir los ingresos- se descartaron por las buenas. La austeridad en realidad sería expansiva, se afirmó, ya que mejoraría la confianza.

      Nadie hizo tan suya la doctrina de la austeridad expansiva que Jean-Claude Trichet, el presidente del Banco Central Europeo (BCE). Bajo su dirección, el banco comenzó a predicar la austeridad como un elixir económico universal que debe imponerse inmediatamente en todas partes, incluso en países como Reino Unido y Estados Unidos que todavía tienen un desempleo elevado y no se enfrentan a presión alguna de los mercados financieros.

      Pero como he dicho, el hada de la confianza no se ha presentado. Los países europeos con problemas de deuda están, como deberíamos haber esperado, sufriendo un mayor deterioro económico gracias a los programas de austeridad, y la confianza se está hundiendo en vez de aumentar. Ahora está claro que Grecia, Irlanda y Portugal no pueden y no pagarán sus deudas en su totalidad, aunque España podría arreglárselas para aguantar.

      Siendo realistas, pues, Europa tiene que prepararse para algún tipo de reducción de la deuda, que implique una combinación de ayuda de las economías más fuertes y quitas aplicadas a los acreedores privados, que tendrán que aceptar menos que el reembolso total. El realismo, sin embargo, parece andar escaso.

      Por un lado, Alemania está adoptando una posición dura contra nada que se parezca a una ayuda a sus vecinos con problemas, a pesar de que una motivación importante para el actual programa de rescate fue el intento de proteger a los bancos alemanes de las pérdidas.

      Por otro lado, el BCE está actuando como si estuviera decidido a provocar una crisis financiera. Ha empezado a subir los tipos de interés, a pesar de la terrible situación de muchas economías europeas. Y los funcionarios del Banco Central Europeo han advertido contra cualquier forma de reestructuración que alivie la deuda. De hecho, la semana pasada un miembro del consejo de gobierno sugirió que incluso una leve reestructuración de los bonos griegos haría que el BCE dejase de aceptar esos bonos como garantía de los préstamos a los bancos griegos. Esto equivalía a una declaración de que si Grecia busca aliviar su deuda, el BCE desenchufaría el sistema bancario griego, que depende de manera crucial de sus préstamos.

      Si los bancos griegos se derrumban, eso bien podría obligar a Grecia a salir de la zona euro, y es muy fácil ver cómo podría empezar un dominó financiero en gran parte de Europa. Entonces, ¿en qué está pensando el BCE?

      Intuyo que simplemente no está dispuesto a afrontar el fracaso de sus fantasías. Y si esto suena muy estúpido, bueno, ¿quién dijo que la sabiduría gobierna el mundo?

      Paul Krugman es profesor de economía en Princeton y premio Nobel de 2008. © The New York Times, 2011.

      El Pais.com

      ¿Por qué perdieron las izquierdas en Suecia?

      leave a comment »

      La relevancia para España y América Latina

      Vicenç Navarro, Sistema Digital

      Las políticas públicas de la socialdemocracia sueca durante la mayoría del periodo post II Guerra Mundial en el que gobernó, bien sólo, bien en alianza con el Partido Comunista, el Partido Verde, y también el Partido Agrícola (el partido de los agricultores), se caracterizaron por la expansión de los derechos sociales y laborales, basados en la universalización de tales derechos. Es decir, el objetivo de tales políticas era garantizar que todos los ciudadanos y residentes en Suecia tuvieran tales derechos. Ello requería unos elevados ingresos al estado que se conseguían a base de tener una carga fiscal elevada, un elevado porcentaje de la población trabajando y pagando impuestos, y una elevada progresividad en su fiscalidad.

      Para conseguir un incremento en el número de personas que pagaran impuestos, la socialdemocracia sueca estimuló y facilitó la integración de la mujer al mercado de trabajo a través de un amplio desarrollo de los servicios de ayuda a las familias (como escuelas de infancia y servicios domiciliarios a las personas con dependencia) que facilitaran tal integración. Al revés de lo que ocurre en los países del Sur de Europa (donde las derechas son fuertes y las izquierdas débiles), Suecia palió la escasez de mano de obra a base de facilitar la integración de la mujer al mercado de trabajo en lugar de resolver tal escasez mediante la inmigración. Suecia, durante el periodo socialdemócrata, tuvo unas políticas de inmigración muy restrictivas. Y durante muchos años los inmigrantes procedían de Finlandia, un país próximo en su cultura a la sueca (donde, además, parte de aquel país, Finlandia, también se habla sueco). El multiculturalismo no fue alentado en Suecia. Resultado de una elevada protección social y una afinidad cultural del inmigrante no hubo problemas con la inmigración en aquel país

      Tres cambios han ocurrido desde entonces. Uno, fueron las políticas del gobierno conservador-liberal que convirtieron algunos programas universales en programas asistenciales, cuyo criterio de acceso a tales derechos estaba basado en los niveles de renta de los ciudadanos. Muchos de estos servicios pasaban a estar disponibles sólo a los más pobres, con lo cual los inmigrantes pasaron a tener preferencia en el acceso a tales beneficios sobre los nativos

      Esta política, fue acompañada con una apertura de las fronteras y un cambio substancial en el carácter cultural y étnico de la inmigración, pasando a ser una inmigración multicultural. Algunos, como los musulmanes, eran portadores de culturas muy distintas a la cultura sueca. Y el tercer cambio fue el aumento del desempleo y la inseguridad, resultado de la crisis mundial

      El resultado de estos tres cambios era predecible. Sectores de la clase trabajadora se sintieron amenazados por los inmigrantes con los cuales competían por puestos de trabajo, vivienda social, servicios sociales y frecuentemente perdían derechos adquiridos como consecuencia de las políticas estatales que dejaron de ser universales para ser asistenciales. Y, como consecuencia, sólo los más pobres se beneficiaron de ello. Y éstos eran los inmigrantes. De ahí el surgimiento del movimiento anti-inmigrante de clase obrera, hecho que capitalizó un partido ultraderechista (llamado el Partido Demócrata Sueco) cuyo único punto en su programa era el de reducir la inmigración, incluso a base de expulsarla del país. Tal partido ultraderechista fundado en 1988, había sido totalmente marginal por su identificación con el nazismo y su estilo militar, con cabezas rapadas incluidas. En 2001, cambiaron y abandonaron toda la parafernalia nazi, uniformes militares y discurso nazi, centrándose en presentar una cara amable para los suecos y de gran hostilidad hacia los inmigrantes, criticando el criterio asistencial que beneficia primordialmente a los inmigrantes, y ridiculizando el multiculturalismo que habían promocionado los partidos de izquierda como mecanismo de tolerancia necesaria para mantener a las clases populares unidas. Cuando los cambios citados anteriormente ocurrieron, se sembró el caldo de cultivo para que este mensaje fuera exitoso electoralmente. Y así ganaron suficientes votos para tener representación parlamentaria. Muchos de estos votos procedían anteriormente de votantes del partido socialdemócrata y otros partidos de izquierda.

      RELEVANCIA PARA ESPAÑA

      España tiene una situación explosiva en sus manos, debido a la confluencia de varios factores. Uno, es el bajo desarrollo de programas universales en una situación de escasa protección social. España continúa estando a la cola del gasto público social por habitante en la UE-15. Gran número de programas sociales, como vivienda social, ayuda escolar y otros, son programas asistenciales para las personas con mayores dificultades, que suelen ser los inmigrantes

      La otra confluencia es que la falta de mano de obra se ha llenado a base de la inmigración en lugar de facilitar la integración de la mujer al mercado de trabajo. Esta inmigración ha contribuido a la bajada del nivel salarial, pues los inmigrantes, por su condición de inmigrantes, han aceptado salarios más bajos

      Y la tercera novedad es el cambio del lugar de origen, con un aumento sustancial del número de inmigrantes de países musulmanes y del Norte de África. La confluencia de estos factores, junto con el enorme crecimiento de la inmigración ha sido una situación que puede llegar a ser explosiva en este momento de crisis. De ahí que la derecha española, y muy en concreto, el Partido Popular esté movilizando a la clase obrera con un mensaje antiinmigrante, xenófobo, que alcanza incluso dimensiones violentas. El mensaje de la sra. Camacho, dirigente del PP en Cataluña, presentado en un videojuego, mostraba a tal candidata eliminando físicamente a los inmigrantes. El hecho de que no haya aparecido un partido ultraderechista xenófobo con representación parlamentaria en España se debe a que tal voto lo canaliza el PP. La experiencia en Europa muestra que los partidos de ultraderecha aparecen cuando los partidos de derecha de tradición democrática, no favorecen la promoción de posturas ultraderechistas. Tal como he señalado en otros textos, la derecha española, no es homologable a la derecha europea, pues tiene una cultura, heredada del régimen dictatorial anterior, que incluye elementos claramente antidemocráticos y xenófobos.

      ¿QUÉ DEBERÍA HACERSE?

      La respuesta preventiva de esta explosión pasa por toda una serie de intervenciones, incluida la universalización de los derechos sociales y laborales, eliminando su carácter asistencial. Ello implica un aumento considerable del gasto público social, que requeriría reformas fiscales progresivas, corrigiendo la gran regresividad del sistema fiscal español. Otra medida es la regulación de la inmigración, reduciendo la dependencia de la inmigración para resolver la escasez de recursos humanos, y facilitar, en su lugar, la integración de la mujer al mercado de trabajo. La actitud de las fuerzas de izquierda suecas frente a la inmigración es “sí al inmigrante, no a la inmigración”. Hay que defender que toda persona que vive y trabaja en el país tenga los mismos derechos, pues, en caso contrario, el mundo empresarial utilizará la discriminación como manera de dividir a la clase trabajadora. El mundo empresarial es el que siempre ha facilitado la inmigración y sobretodo la ilegal pues permite una explotación de clase. Por otra parte, la escasez de recursos humanos, no puede resolverse automáticamente a base de facilitar la inmigración. Tal facilidad puede reproducir una baja productividad, con escasa inversión que aumente tal productividad. Es enormemente importante favorecer la integración de inmigrantes repartiendo los costes sociales de tal integración entre todas las clases sociales del país. Y la tercera intervención es impedir los bajos salarios. El clásico argumento de que “es bueno que haya inmigrantes porque hacen los trabajos que los españoles no desean” ignora que no debería haber trabajos que los españoles no desearan. El pensamiento de la postura que sostiene tal frase es profundamente negativo, pues perpetúa la existencia de sectores de baja productividad y salarios bajos. No es aconsejable, desde el punto de vista de eficiencia económica, permitir que los empresarios (sean públicos o privados) paguen salarios bajos. Ello perpetúa sectores de baja productividad y salarios bajos. Y el caso de España es un ejemplo de ello.

      Kosovo: el silencio y la vergüenza de Occidente

      leave a comment »

      Sobre el informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa Tratamiento inhumano y tráfico ilícito de órganos humanos en Kosovo

      Gorka Larrabeiti, Rebelión

      klee101Conmociona leer el informe Tratamiento inhumano y tráfico ilícito de órganos humanos en Kosovo (1) escrito por Dick Marty para la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que lo aprobó por unanimidad. Las atrocidades sucedidas en los campos de Cahan, Kukës, Durres, Bicaj, Burrel, Rripe (La Casa Amarilla) o Fushë-Krujë (párrafos 93-167) son tales que bien pudiera suceder que en ellas se concentre la poca atención que han prestado los medios y la opinión pública internacional al memorándum del senador Marty, cuando el alcance de su contenido rebasa lo espeluznante y apunta a acabar con la impunidad de los criminales que las cometieron y a esclarecer la verdad histórica a fin de que en el futuro haya verdadera paz y justicia.

      Después de tanto cable de Wikileaks y tanta alabanza de la transparencia, indigna el silencio sobre un documento explosivo del Consejo de Europa -veremos si se aprueba la resolución- que avanza hacia la verdad descarnada de la "guerra humanitaria". La OTAN bombardeaba desde las alturas; abajo las fuerzas de seguridad serbias abandonaban el territorio; KFOR apenas tenía instalaciones; no había ninguna autoridad administrativa y delegaron en el Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK), o mejor dicho, en el grupo mafioso de Drenica, el control del territorio, y eso que BND alemán, SISMI italiano, MI6 británico, EYP griego y por supuesto FBI estaban al corriente de la actividad mafiosa de ese grupo (lavado de dinero, contrabando de drogas y cigarrillos, tráfico de seres humanos, prostitución, monopolización de los sectores más importantes de la economía kosovar como los carburantes, la construcción) y en concreto de su líder, Hisham Thaçi, uno de los “capos criminales” más peligrosos del UÇK (2).

      Impresiona ver plasmado (párrafo 72) el nombre del primer ministro kosovar en la lista de acusados de haber ordenado -y en ciertos casos de hasta haber presenciado- asesinatos, detenciones, palizas e interrogatorios en territorio albanés entre 1998 y 2000 durante operaciones del UÇK. No sorprende que Thaci ventile el informe diciendo que no se trata más que de "propaganda malintencionada cuyo objetivo es denunciar al Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) y sus líderes".

      Estremece conocer (párrafos 75-85) el currículum del “Dr. Shaip Muja”, aunque sea parecido al de otros miembros del grupo de Drenica, incluido Hashim Thaçi. Estudiante activista a principios de los 90. Miembro de un grupo de élite del UÇK con base en Albania. Creador de inversiones de millones de dólares provenientes de los “fondos de guerra” donados a la causa del UÇK. Diseñador de la estructura de inteligencia en el Partido Democrático Kosovar en contacto con los servicos secretos albaneses, compañías privadas de seguridad estadounidenses y expertos israelíes de inteligencia. Coordinador de Sanidad en el Gabinete del Gobierno provisional de Kosovo y comandante del 40 batallón del Kosovo Protection Corps. Político civil en el Partido Democrático de Kosovo. En diciembre de 2010, asesor político del primer ministro, Hashim Thaçi. Durante 10 años desempeñó un papel central en el tráfico de seres humanos, así como en las operaciones quirúrgicas ilícitas.

      Inquieta leer (párrafos 7 y 8) que cuando se creó la fuerza UNMIK, se destinaron pocos recursos humanos y en condiciones inadecuadas para afrontar tamaña tarea. Ya en 2008 la misión EULEX heredó una situación dificilísima: numerosísimos archivos sobre crímenes de guerra estaban en condiciones tan deplorables (faltaban pruebas, testimonios, abundaban lagunas investigativas) que muchos casos tuvieron que abandonarse. Recuerda Dick Marty en esta entrevista a Il Manifesto: “La competencia del Tribunal penal de la antigua Yugoslavia tiene una limitación temporal y territorial: llegaba hasta el 12 de junio de 1999 y no incluía a Albania donde toda investigación -la de la Casa Amarilla– tenía que contar con el acuerdo de esas autoridades; de modo que las primeras investigaciones y testimonios fueron poco profesionales. […] Cayeron en el vacío una serie de indicaciones y testimonios de gente que llevaba contenedores de órganos al aeropuerto entre otras cosas. En el año 2009 Carla del Ponte me dijo cuando nos encontramos: ‘Encontrarás todo en el archivo del Tribunal’. Pedí las pruebas al Tribunal y me dijeron dijeron que ya no quedaba nada, que las habían destruido porque no eran competencia del Tribunal”. A los límites espaciales y temporales con los que se trató de embridar la verdad histórica en la investigación hay que sumarles la escasez de recursos con la que partieron UNMIK (personal con contratos temporales, por ejemplo, según se dice en el párrafo 7) y EULEX, que ha tenido que bregar con dificultades enormes a la hora de encontrar testigos. Cabe recordar (párrafo 25)  que en el caso Limaj et al., las personas que testimoniaron durante el juicio murieron después. Pero sobre todo es una cuestión de principio: se pretende colaboración de los sospechosos de los crímenes. Al leer los detalles sobre la intervención humanitaria en la guerra humanitaria se puede pensar que estas organizaciones más que ayudar a que se desvelara la verdad colaboraron en su encubrimiento, y todo en aras de una "estabilidad política" del territorio.

      Paradójicamente, el medio con el que se cuenta para cambiar las cosas sigue siendo EULEX, y el informe alaba la tarea que están haciendo muchas instituciones que combaten el silencio y quieren acabar con la impunidad. La prioridad más acuciante es dar con los desaparecidos (párrafo 12). El Comité Internacional de Cruz Roja (ICRC) abrió 6.005 expedientes de desapariciones: se ha encontrado a 1.400 personas con vida; se han podido descubrir 2.500 cuerpos. También hubo desapariciones después de la llegada de las tropas de KFOR: se trata de 470 casos, mayoritariamente serbios.

      Kosovo no ha sido el único conflicto en el que se ha tratado de ocultar el pasado mediante un pacto de olvido y admitiendo que la justicia puede ser selectiva: la "justicia de los vencedores", como diría Danilo Zolo. No puede haber justicia sin verdad. Una herida nunca cicatriza bien si está infectada. Es loable por ello el esfuerzo de Dick Marty: “Me ha parecido justo no refugiarnos tras declaraciones vagas que permitieran que se sospechara de todo y de todos. Nos pareció justo decir: miren que el grupo de Drenica era Thaçi”.

      Hace una semana el mundo conocía que se habían celebrado las primeras elecciones democráticas en Kosovo, y se supo que el triunfador era Thaçi, aunque el verdadero ganador fue el abstencionismo (52,2%). Al día siguiente su victoria quedó salpicada por acusaciones de fraude: siete observadores de la UE admitieron las denuncias de pucherazos, pero expresaron un juicio "positivo" sobre el voto, de modo que la Alta Representante de la Unión Europea Catherine Ashton y el Comisario para la Ampliación Stefan Füle felicitaron al pueblo y las autoridades kosovares por la “calma y el modo ordenado” en que transcurrió la cita electoral y celebraron la participación de los kosovares de todas las comunidades (3). No parece preocupante que más de la mitad de la población, en su mayoría kosovares albaneses no acudiera a las urnas, o que en las áreas de gran presencia serbia como Kosovska Mitrovica, se boicoteara la cita (4).  48 horas después del domingo electoral se publicaba el memorándum espeluznante redactado por Marty. (Una noticia interesante recogida por Paul Lewis en el Guardian: William Walker, diplomático estadounidense veterano, que denunció en 1999 una masacre de las fuerzas serbias, tras la cual comenzó la campaña de bombardeos, apoyó al partido de Albin Kurty, un radical de 35 años hostil a la presencia "colonial de la comunidad internacional en Kosovo y favorable las privatizaciones de las empresas nacionales y a la unidad con Albania. Cabe, pues, preguntarse si estarán cambiando los referentes políticos estadounidenses en Kosovo).

      ¿Dónde están hoy los adalides de la democracia? ¿Por qué no acaban con ese silencio cómplice que dura ya 11 largos años? ¿Qué se hizo de los paladines de la guerra humanitaria, de las justas causas y los "estados de necesidad"? ¿Por qué no han respaldado inmediatamente la invitación de la Asamblea Parlamentaria de dotar de más recursos a EULEX para que ésta siga su función y pueda proteger a los testigos? ¿Por qué no presionan a las autoridades albanesas y kosovares para que cooperen con EULEX? ¿Se puede seguir sosteniendo que la “estabilidad política” de Kosovo es prioritaria con respecto a la justicia? ¿O debemos pensar que vivimos en un sistema capitalista que gobierna y bombardea desde las alturas y deja suelta a las mafias para que éstas capturen el Estado e impongan su ley criminal abajo en la tierra, incluida la mercantilización de los cuerpos humanos en cuanto botines de guerra?

      Aprovechando que está tan de moda la transparencia, hay que exigir que se publiquen las partes clasificadas del informe original (5). Lo pidió el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov. Nada mejor en este momento para acabar con la impunidad de los crímenes perpetrados en Kosovo, cimentar un futuro sereno en esa tierra y romper el silencio cómplice que reina en Occidente.

      Notas:

      1. Link al informe en .pdf (en inglés): https://wcd.coe.int/wcd/ViewDoc.jsp?Ref=PR977%282010%29&Language=lanItalian&Ver=original&Site=COE&BackColorInternet=F5CA75&BackColorIntranet=F5CA75&BackColorLogged=A9BACE

      2. Ver párrafos 66 a 70.

      3. Ver nota oficial del 13 de diciembre de 2010 en: http://eeas.europa.eu/news/index_en.htm#top

      4. Me baso en el análisis de Tommaso di Francesco, "In Kosovo vince l’astensionismo". Il Manifesto, 14/12/2010.

      5. Es curioso que este link desde el que se accedía a los mapas que contiene el informe ya no esté activo. El mapa de arriba está tomado del sitio B92.

      http://www.assembly.coe.int/CommitteeDocs/2010/MartyAlbaniaMap-FINAL.pdf

      Written by Eduardo Aquevedo

      20 diciembre, 2010 at 16:00

      Suiza deja en libertad a Roman Polanski…

      leave a comment »

      El cineasta no será extraditado a EE UU, donde está acusado de violar a una menor en 1977. La presunta víctima había retirado todo cargo en su contra.

      RODRIGO CARRIZO COUTO – Ginebra – 12/07/2010/El País.com

      image La ministra de Justicia de Suiza, Eveline Widmer-Schlumpf, ha comunicado hoy la puesta en libertad, y por tanto la no extradición a EE UU, del cineasta francopolaco Roman Polanski, de 76 años de edad. No cabe recurso contra esta decisión. El director de filmes como El pianista se hallaba en arresto domiciliario en suelo helvético, donde llegó a pasar un periodo en la cárcel tras ser detenido en septiembre de 2009, a petición de EE UU, cuando acudía al festival de cine de Zúrich a recibir un homenaje. Estados Unidos le acusa de haber abusado en 1977 en California de la entonces niña (tenía 13 años) Samantha Geimer. Esta, que había posado para él durante una sesión de fotos organizada para la revista Vogue, posteriormente le acusó de violación.

      Polanski llegó entonces a un acuerdo con el juez Rittenband por el que se archivarían todas las acusaciones si el director admitía haber mantenido relaciones sexuales con la menor. Pasó más de un mes en una cárcel californiana y, tras abandonarla, temiendo que el juez no cumpliera su palabra, el cineasta huyó del país, al que no ha regresado desde entonces.

      Esta noche, a través de su abogado Hervé Temime, el cineasta ha declarado su "profundo agradecimiento" a la gente que le ha apoyado y ha asegurado que no hablará más públicamente tras la decisión de la justicia suiza, informa AFP.

      Según ha explicado a los medios de comunicación la máxima autoridad judicial helvética, la demanda realizada por Estados Unidos "podía incurrir en errores de forma". Las posteriores investigaciones y aclaraciones necesarias "no permiten con absoluta certeza excluir todas las dudas" en este caso.

      Samantha GeimerLa Oficina Federal de Justicia, equivalente del Ministerio de Justicia, pidió a las autoridades americanas el 3 de marzo de 2010 el envío de las actas del proceso llevado a cabo en 1977. Según este documento, se demuestra que el fiscal habría asegurado a Polanski que los 42 días pasados en prisión en una institución psiquiátrica cubrían la totalidad del delito cometido.

      Pero la negativa de los estadounidenses a presentar esta documentación llevó a los suizos a considerar que la pena podría haber sido ya sentenciada y cumplida. "Vistas las presentes circunstancias, no es posible excluir totalmente la posibilidad de un error de forma grave", ha comentado Eveline Widmer-Schlumpf. En vista de esta incertidumbre, el Ejecutivo suizo opta por liberar al realizador de El Pianista.

      Tras la detención en Suiza en septiembre de 2009, los abogados de Polanski lograron que el cineasta pasara en diciembre a la situación de arresto domiciliario en su chalé de Gstaad. Desde entonces, con la ayuda de sus asesores, ha estado luchando por no ser extraditado.

      El proceso al cineasta ha polarizado la opinión de políticos e intelectuales, con declaraciones y artículos en medios de comunicación posicionándose a favor o en contra de la libertad para Polanski.

      La vida de Polanski se había visto convulsionada previamente por otro hecho criminal. Ocho años antes del supuesto abuso sexual, el 9 de agosto de 1969, Sharon Tate, su segunda esposa, embarazada, fue asesinada por la banda de Charles Manson, líder de una secta satánica.

      Lee aquí, en inglés, el comunicado oficial de la Justicia suiza sobre la puesta en libertad de Roman Polanski

      Written by Eduardo Aquevedo

      12 julio, 2010 at 15:57

      Cuba excarcela a 52 presos (políticos)…

      leave a comment »

      Página/12

      CUBA-CASTRO-RAULFIDEL El anuncio se hizo tras la reunión del canciller español con el presidente Raúl Castro. El disidente Guillermo Fariñas anunció que dejará la huelga de hambre cuando liberen a los primeros doce.

      Cuba liberará a 52 presos en los próximos tres o cuatro meses. El anuncio llegó de la mano del canciller español, Miguel Angel Moratinos, que estuvo de visita el La Habana y se reunió con el presidente Raúl Castro. El disidente Guillermo Fariñas anunció que dejará la huelga de hambre cuando los primeros doce estén excarcelados. El gobierno cubano rechaza la calificación de presos políticos con relación a los liberados, ya que fueron acusados de delitos comunes

      Moratinos volvió hacia la Península Ibérica con la misión cumplida. Ayer se entrevistó con el mandatario cubano y con el arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega. En ese encuentro logró del líder socialista su promesa de liberar inmediatamente a cinco de estos presos que son calificados como políticos por la disidencia. Estos podrán viajar con sus familias a España. Otros 47 serán excarcelados en un plazo máximo de cuatro meses y tendrán la posibilidad de abandonar la isla. Esos reclusos integran lo que se conoce como el Grupo de los 75, que fueron detenidos en 2003 y sentenciados hasta a 28 años de cárcel por atentar contra la soberanía del Estado y conspirar con Estados Unidos. También, según informaron las autoridades eclesiásticas, otros seis detenidos serán llevados hasta penales en sus provincias.

      “Este proceso ha tomado en consideración las propuestas expresadas previamente al cardenal Ortega por los familiares de los presos”, dijo la Arquidiócesis de La Habana en un comunicado difundido ayer. De las Damas de Blanco, movimiento que aglutina a familiares de los presos políticos, no se supo mucho.

      Sin embargo, opositores cubanos en el exterior no tomaron tan bien las noticias. “Es un gesto positivo, pero lo positivo e importante sería que se queden en Cuba para defender los derechos humanos en la patria y no en el extranjero –afirmó Ernesto Gutiérrez, secretario general de la Federación Española en Asociaciones Cubanas–. No sería realmente un avance si se les impone el exilio.” Además, Gutiérrez remarcó: “Si tienen que marcharse al extranjero se trataría solamente de una señal de humo para que la Unión Europea modifique su posición común”. El canciller español había mostrado su intención de que sus socios europeos revisaran su política hacia la isla. El canciller cubano había saludado la iniciativa de su homólogo: “La posición común constituye un obstáculo insalvable en el avance de las relaciones con la Unión Europea, pues establece una política injusta, unilateral e injerencista”.

      El diplomático español llegó el lunes por la noche a La Habana y se entrevistó con su par cubano, Bruno Rodríguez. También se reunió con Ortega, quien le agradeció por el apoyo y le hizo conocer sus esperanzas por la situación de los presos. La visita de Moratinos sirvió para fortalecer las negociaciones que se iniciaron el 19 de mayo entre la Iglesia Católica cubana y el régimen castrista. A raíz de esas conversaciones, doce presos fueron trasladados a cárceles en sus lugares de origen y un prisionero enfermo fue liberado. Es Ariel Sigler, un detenido parapléjico.

      La cuestión de los prisioneros políticos en Cuba adquirió mayor repercusión tras la muerte de Orlando Zapata, un opositor detenido que realizó una huelga de hambre por 85 días. Desde ese entonces, el sociólogo disidente Guillermo Fariñas lleva adelante un ayuno. La salud del hombre de 48 años empeora cada día y esta semana culpó a Raúl y Fidel Castro por su inminente muerte. Fariñas busca con su protesta que sean liberados los 26 presos políticos enfermos. “Siempre he dicho que hasta que no liberen a doce y la Iglesia Católica me lo informe oficialmente, no voy a dejar la huelga”, dijo Fariñas, que ayer cumplió 134 días de ayuno. “Estoy escéptico. Hasta que nuestros hermanos estén en la calle no confiamos en las autoridades”, advirtió en una conversación telefónica con las Damas de Blanco, que fue escuchada por altavoces por la prensa.

      En diálogo con Europa Press, la portavoz de Fariñas, Licet Zamora, manifestó que el disidente está decepcionado por el rol asumido por la Iglesia Católica. “No lo llamaron cuando excarcelaron a Ariel Sigler ni lo han llamado ahora”, denunció Zamora. Más allá de las críticas hacia las autoridades eclesiásticas, los disidentes cubanos estiman que Fariñas abandonaría la huelga de hambre en las próximas horas.

      La oposición estima que son 167 los disidentes encarcelados. Por lo que el número de prisioneros de conciencia bajaría a unos 100. La Habana los denomina mercenarios de Washington y niega que existan prisioneros políticos. De concretarse la liberación anunciada por la Iglesia cubana, sería la mayor excarcelación desde la visita del papa Juan Pablo II en 1998. En ese momento, fueron puestos en libertad 299 reclusos, comunes y políticos. Ya en los últimos seis meses, la cantidad de prisioneros políticos se redujo en un 17 por ciento, como debió reconocer la misma oposición.

      La Europa social: las causas de su debilitamiento…

      leave a comment »

      Vicenç Navarro

      Sistema Digital

      GRECIA-ESTUD003 A primera vista parecería que hasta los años que precedieron la crisis económica y financiera, la Europa Social (es decir, los estados del bienestar de los países miembros de la Unión Europea) tenían buena salud. En realidad el gasto público social (como porcentaje del PIB) fue aumentando desde los años noventa. En los países de la UE-15 (el grupo de países más ricos de la UE), su promedio creció del 25,4% en 1990, al 27,4% en 1997, al 27,7% en 2003 y al 27,9% en 2005.

      Ahora bien, hablar de promedios es muy sesgado y puede ser desorientador. Uno puede ahogarse en un río que, como promedio, tiene sólo diez centímetros de profundidad. Puede estar seco en su mayor extensión, pero puede tener una zona de tres metros donde la gente puede ahogarse. De ahí que es importante ver su variabilidad alrededor del promedio. En la UE-15, el país que tiene un gasto público social más bajo es España (20,9% del PIB en 2005). Y el más elevado es Suecia (32%). La causa de este diferencial es predominantemente política. Las derechas históricamente han sido muy fuertes en España (y en otros países del sur de Europa) y las izquierdas lo han sido en Suecia (y en los países del norte de Europa). Es importante que se subraye esta explicación porque hay un intento por parte de economistas neoliberales de ocultar y diluir esta causa política del subdesarrollo social, atribuyendo el gasto público social al nivel de riqueza de un país. Siguiendo un tipo de determinismo económico, se postula que a mayor nivel de riqueza de un país, mayor es su gasto público social.

      Esta postura es errónea y es fácil demostrarlo. EEUU es el país más rico del mundo y en cambio es uno de los países con un gasto público social más bajo. Y España ya no es un país pobre. Su PIB per cápita ya representa el 94% del promedio de la UE-15. Y en cambio su gasto público social per cápita no es el 94% del promedio de gasto público social per cápita de la UE-15, sino que es sólo un 74%. Si fuera el 94%, nos gastaríamos 66.000 millones más en nuestro estado del bienestar de los que nos gastamos ahora. Es importante que esta situación se conozca porque existe hoy una postura muy generalizada, no sólo entre los partidos conservadores y liberales, sino incluso en el equipo económico del Gobierno Zapatero, que justifica los recortes del gasto público con el argumento de que como país nos gastamos más de lo que nuestros recursos nos permiten. Y de ahí deducen la necesidad de aplicar medidas de austeridad en el gasto público. Esta interpretación de nuestros males, asumiendo que la crisis es consecuencia de que “nos gastamos más de lo que tenemos”, se ha extendido también en toda la UE y es el nuevo dogma que justifica los grandes recortes del gasto público con el fin de reducir el déficit y las deudas públicas. Pero es fácil demostrar que este dogma está profundamente equivocado.

      En España nos gastamos, repito, 66.000 millones menos en la España social de lo que deberíamos gastarnos según nuestro nivel de desarrollo económico. Y el hecho de que no se gasten es porque el Estado no los recoge. No es, pues, que España no tenga los recursos. Los tiene y muchos (66.000 millones de euros). Lo que ocurre es que el Estado no recoge estos fondos. Esta es la realidad que, o bien se desconoce, o bien se ignora deliberadamente para justificar las políticas de austeridad del gasto público que se están siguiendo en España.
      Y ahí está la raíz del problema, la enorme regresividad del sistema fiscal que en muchos países de la UE-15 ha ido creciendo desde el inicio de la era neoliberal. Veamos los componentes de esta regresividad, comenzando por los impuestos. (La mayoría de datos que aquí presento proceden del libro Global Finance and Social Europe, colección dirigida por John Grahl y publicada por Edward Elgar. 2009) Los ingresos del Estado, por vía impositiva, han disminuido en la UE-15, pasando de representar en 1996 un 39,8% del PIB a un 39,3% en 2004, descenso más acentuado en los países integrados en la unión monetaria (pasando del 38,0% al 34,5%). En EEUU, por cierto, bajaron también, pasando del 27,3% al 25,4%, lo mismo que en Japón, que pasaron del 27,3% al 25,4%, durante el periodo 1995-2004.

      Pero, además de bajar los ingresos al Estado (a pesar de que el nivel de riqueza aumentó), vemos que la gravación de las rentas del capital (mucho más bajas que las rentas del trabajo), descendieron todavía más. La tasa de gravación de las rentas del capital en los países de la eurozona pasó de representar el 17,0% en 1995 al 14,0% en 2003, el mayor descenso entre el grupo de países de la OCDE (el club de países más ricos), mientras que las rentas del trabajo continuaron gravándose al 35%. La tasa de gravación del consumo se mantuvo al mismo nivel, con un ligero aumento del 20,5% en 1995 al 20,8% en 2003. Estos datos muestran que fueron las rentas del capital las que se beneficiaron más como consecuencia de las políticas fiscales aplicadas durante aquel periodo. Otro grupo que se ha beneficiado enormemente son las rentas superiores, que han visto descender su tasa de gravación del 51,52% de su renta al 49,20%. Para entender estas cifras hay que saber que cada 0,1% de descenso en la tasa de gravación representa miles de millones de euros que los Estados dejan de ingresar.

      ¿Cómo se justifican estas políticas tan favorables a las rentas del capital y a las rentas superiores? El discurso neoliberal (presente en la mayoría de los partidos gobernantes en los países de la Eurozona) es que el capital y las personas de rentas superiores (los ricos) son muy movibles y si los Estados no los miman dejarán el país. Son parte de las clases cosmopolitas que se mueven de un país a otro como parte de la jet-set. Ahora bien, los Estados pueden intervenir para disminuir tal movilidad. Y si no lo hacen es predominantemente por razones políticas, es decir, que no se atreven a enfrentarse con intereses fácticos tan importantes como, por ejemplo, la banca. Hoy, gran parte de los movimientos del capital financiero son de tipo especulativo, es decir, que se enriquecen sin crear riqueza. Es la economía del casino que nos ha llevado a la crisis que estamos viviendo. De ahí que deberían eliminarse estas actividades y gravar fuertemente esta movilidad de capitales a corto plazo. La existencia de los paraísos fiscales (que existen, no sólo en Suiza y Luxemburgo, sino también en Alemania, EEUU, Bélgica e Irlanda) dañan, no sólo a los países donde tales paraísos existen, sino a los países de los cuales provienen estos capitales. Significan el caso de evasión y corrupción de capitales más importante del mundo, de la Eurozona y de España. El hecho de que incluso ahora, tras el enorme daño que han causado, los Estados no hayan intervenido todavía, muestra la naturaleza política del problema.

      Otras medidas, además de coordinar las políticas fiscales entre los países de la UE, es establecer unos estándares de gravación empresarial, por debajo de los cuales no podrían permitirse operar a las empresas en un país. Ello estaría encaminado a evitar el fenómeno Irlanda, que ha basado su desarrollo dentro de la UE, a base de salarios e impuestos bajos, resultando un Estado con escasísima sensibilidad social y baja calidad de vida. Esta estrategia de desarrollo, que ha seguido también España, conduce a un desarrollo caracterizado por enormes altibajos, sin basarse en una riqueza estable y bien repartida (como la de los países nórdicos).

      Se requiere también el desarrollo de normativas sociales como condición de permanencia en la Unión Europea, garantizando la existencia de derechos sociales y laborales (tales como la universalidad de protección social en todas sus categorías), así como un código obligatorio (no voluntario) de conducta de las empresas, expandiendo su criterio de beneficio y productividad, considerando beneficio no sólo la rentabilidad para sus accionistas y gestores, sino también su aportación a la comunidad. Tales reglas y derechos deben establecerse a nivel de la UE, estableciendo las condiciones para alcanzar un pacto social a nivel comunitario, lo cual requeriría una legislación a ámbito continental que permitiera convenios colectivos a nivel europeo (lo cual no existe hoy en la UE). Y deberían incluirse impuestos a nivel comunitario, tales como impuestos de protección ambiental, que sirvieran para fines sociales ampliamente populares.

      En realidad, no es difícil ver las políticas públicas que deberían hacerse, tanto a nivel de cada Estado como a nivel de toda la UE y de la Eurozona. Lo difícil es que se lleven a cabo debido al dominio de las fuerzas conservadoras y liberales en los Estados miembros de la UE, así como en el Consejo Europeo, en la Comisión Europea y en el Banco Central Europeo. La construcción de la Unión Europea se ha hecho mediante políticas neoliberales que han dañado el bienestar de las clases populares del continente. Las rentas del trabajo como porcentaje de las rentas nacionales han disminuido en la mayoría de los pases miembros de la UE (ver mi artículo “Lucha de clases en la UE”. Público, 17.06.10), durante los años de construcción de la UE y de su Eurozona. En la mayoría de los países de tal zona monetaria, el aumento notable de la productividad no se ha correspondido con el consiguiente incremento salarial, habiendo sido las rentas del capital las que se beneficiaron más de aquel aumento.

      Entre estas últimas rentas, las del capital financiero han alcanzado niveles de enorme exhuberancia, siendo su comportamiento una de las causas de la crisis actual. Ha sido, pues, la enorme polarización de las rentas (resultado, en gran parte, de las políticas fiscales regresivas) las que determinaron la problemática existente en estos países. Las soluciones a esta problemática requerirán la reversión de aquellas políticas fiscales regresivas, lo que exige unos cambios en las relaciones de poder existentes en la UE y en sus Estados miembros con mayor poder e influencia por parte de las clases populares a costa del excesivo poder que hoy tienen los grandes grupos financieros y empresariales y rentas superiores en aquellos países. Ello debiera conducir a cambios en la orientación económica y fiscal de muchos partidos de centro izquierda e izquierda (que tradicionalmente han representado a las clases populares), que, al hacer suyas las políticas neoliberales, se convirtieron durante estos años en parte del problema, en lugar de en parte de la solución.